La segunda versión de Open19 admitirá racks con mayor densidad de potencia

  • Noticias y Actualidad

Open19_Datacenter

El proyecto Open19 acaba de presentar la segunda versión de su estándar para centros de datos, en la que aborda algunos de los principales retos de los centros de datos de cara al futuro. El más importante es el aumento de densidad de potencia en los racks, un camino marcado por las tendencias en infraestructura de servidores que deberán afrontar los operadores con las siguientes plataformas de computación.

La fundación Open19, nacida en 2016, acaba de presentar la segunda versión de su estándar abierto de infraestructura para centros de datos, Open19 V2, con la que pretende proporcionar a la industria las herramientas necesarias para seguir evolucionando con las tendencias actuales en computación y almacenamiento. Una de sus principales señas de identidad es el uso de racks de 19 pulgadas, facilitando la implementación para adaptarse a los estándares de equipos preexistentes.

En unas declaraciones realizadas recientemente al medio Datacenter Knowledge, Zachary Smith, presidente de la Fundación Open19 y jefe de infraestructura de borde en Equinix, ha dicho: “sabíamos que queríamos mantenernos dentro del factor de forma de la cadena de suministro desde la perspectiva de la placa base, porque cambiar el tamaño de la placa base solo funciona si puedes generar suficiente volumen para justificar tus propias computadoras”.

Añadió que “si no puede, debe avanzar hacia donde va el resto de la industria, que es alrededor de un diseño de placa base de ancho medio o ancho completo”. En este sentido, afirma que “Open19 es totalmente compatible con las placas base de 19 pulgadas y estándar de ancho medio y ancho completo, por lo que es muy fácil para los fabricantes adaptar sus inversiones existentes para trabajar dentro de un factor de forma estandarizado”.

Explica la complejidad a la que se enfrentan los operadores por los muy diversos diseños de placa base y las diferentes ubicaciones de las fuentes de alimentación y del cableado. Para resolver estos problemas, el estándar Open19 busca una homogeneización de las arquitecturas para facilitar la instalación, hasta el punto de que sea tan sencilla como deslizar el equipo en la parte frontal de un rack, apretar unos tornillos y que quede perfectamente instalado.

Ahora, un año después de unirse a la Fundación Linux, la fundación Open19 ha lanzado la segunda versión de su especificación, y con ella se hace cargo de muchos de los cambios actuales y los que están por venir en la industria. Entre ellas está la gran influencia que está teniendo el Open Compute Proyecto entre los diseñadores y operadores de centros de datos, como la inclusión de la alimentación CC con potencia de 48 voltios en los servidores.

Este aumento de densidad de potencia en los racks es una de las características fundamentales de Open19 V2, que ahora permitirá la entrega de 3,5 Kilovatios por bloque, y seguirá permitiendo a los operadores el uso de 380 voltios de CC, algo que servirá en las nuevas arquitecturas alimentadas por celdas de combustible de hidrógeno que están surgiendo.

Otra introducción importante en Open19 V2 es que sus creadores han tenido en cuenta el avance imparable de la refrigeración líquida en los centros de datos, algo que acompañará al aumento de densidad de TI en las salas de servidores. La intención de la Fundación ha sido facilitar la implementación de equipos con este sistema de enfriamiento, y uno de los responsables la organización comenta que “una vez que está instalado en la parte trasera del rack, la única forma de interactuar con ese mecanismo de enfriamiento es en la parte delantera, porque estamos usando conectores de acoplamiento ciego en todos los ámbitos. Realmente está destinado a ser una operación muy simple”.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecologías son las más adecuadas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador Synology