El potencial de la industria de chips podría motivar la anexión de Taiwán por parte de China

  • Noticias y Actualidad

Fundicion semiconductor - GlobalFoundries

Recientemente, el gobierno chino ha anunciado su interés en reunificarse con Taiwán, con un tono agresivo que está generando gran preocupación por las implicaciones que podría tener para muchas industrias. Una de ellas es la de semiconductores, uno de los principales motores económicos del país insular, que podría estar detrás de las intenciones de anexión por parte de China.

Taiwán concentra gran parte de la industria que alimenta a los fabricantes de tecnología de todo el mundo, principalmente en el campo de los semiconductores. El país cuenta con empresas de primer nivel que dominan el sector de la fundición y con otras muy destacadas en industrias como la de servidores. Esto es un gran motor económico, con grandes perspectivas de cara a esta década. Además, tras el recrudecimiento del conflicto comercial entre Estados Unidos y China, muchas tecnológicas taiwanesas han ido trasladando parte de sus operaciones fuera de China para proteger su negocio con los clientes norteamericanos.

Según los expertos de IC Insights, entre China y Taiwán acaparan en torno al 37% de la capacidad global de fabricación de circuitos integrados, casi 3 veces más que la de Norteamérica. Las tensiones entre los dos gigantes económicos ya han afectado a la economía taiwanesa, pero con el reciente anuncio del gobierno chino han saltado las alarmas. China ha dicho que la reunificación de Taiwán es inevitable, en un tono agresivo que está preocupando tanto a las autoridades e industrias del país como a su socio, EEUU, que en los últimos tiempos ha trabajado para lograr un mayor acercamiento a los líderes tecnológicos taiwaneses, como la fundición TSMC.

En la última actualización del informe McClean, los expertos de IC Insights han analizado el peso que tiene Taiwán en la industria de circuitos integrados, para dar una perspectiva de lo que significaría la anexión de este país por parte de China, algo que podría tener profundos efectos en la industria tecnológica a nivel mundial. Según sus cifras, en diciembre de 2020 Taiwán contaba con la mayor capacidad mundial de fabricación de circuitos integrados, superando a cualquier otro país.

Esto se debe de gran medida a la existencia de la empresa TSMC, que entonces acaparaba el 63% de la producción mundial de chips de menos de 10 nanómetros, seguida por la surcoreana Samsung, que sumaba otro 37%. Además, dentro del país insular, las empresas taiwanesas son propietarias del 90% de toda la producción, y el resto corresponde a dos empresas norteamericanas: Diodes y Micron. Esta útima cuenta con dos fábricas de DRAM en Taoyuan y Taichung, que producen 108.000 y 100.000 obleas al mes, respectivamente.

En el campo de los circuitos integrados basados en obleas de 200 mm Taiwán ocupa la segunda posición a nivel mundial, con un 22% de la capacidad mundial. Solo es superado por Corea del Sur, que acapara un 25%, y queda por delante de Estados Unidos, con un 11%. En general, el 80% de la capacidad de fabricación de circuitos integrados de Taiwán corresponde a la Fundición, y este año el 80% de las empresas dedicada a ello son fundiciones pure-play.

Estas cifras permiten entender el peso que tiene Taiwán en una industria cada vez más fundamental para la economía global, y por qué China quiere adquirir esta capacidad. Con ello podría reforzar una industria que se encuentra muchos años por detrás en cuanto a desarrollo tecnológico, que por ahora tiene dificultades para fabricar la mayor parte de los chips de nueva generación que se utilizan en sectores como la informática.

Los expertos teorizan que la economía taiwanesa se hundiría si China tratase de llevar a cabo una anexión militar de la isla, y también sufriría la economía de China. Y se preguntan si el gigante asiático estaría dispuesto a asumir este coste a corto plazo para lograr un posible beneficio a más largo plazo en el ámbito de la tecnología. Lo que parece claro es que el anuncio de China tendrá repercusiones, ya que Estados Unidos es un importante aliado de Taiwán, y probablemente reaccionará frente a esta estrategia de su principal rival geopolítico y económico.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador Western Digital