Open Compute Project certifica el primer centro de datos en China

  • Noticias y Actualidad

Chayora_Datacenter

Las instalaciones de Chayora en Tianjin acaba de recibir la certificación Open Compute Project Ready, convirtiéndose en el primer centro de datos que cuenta con este sello en China. Este es un ejemplo de cómo la industria del país está avanzando en la adopción de tecnologías de código abierto, que persiguen aumentar la eficiencia y mejorar el control de costos.

La Open Compute Project Foundation tiene como misión aglutinar a las empresas tecnológicas interesadas en el desarrollo de tecnologías de hardware y software de código abierto para los centros de datos. Además, se encarga de certificar las instalaciones que cumplen con los requisitos de sus estándares, que tienen como objetivo incrementar la eficiencia energética, la compatibilidad entre soluciones de diferentes proveedores y optimizar al máximo los costos de la infraestructura y el mantenimiento.

Desde su creación, la fundación OCP ha ido expandiendo su influencia, sumando numerosos socios entre las principales empresas tecnológicas vinculadas a los centros de datos, y ha certificado numerosas instalaciones en todo el mundo. Hasta ahora, China ha sido uno de los países que no contaban con ningún centro de datos certificado por el OCP, pero se acaba de anunciar la primera certificación OCP Read para un centro de datos del país.

Se trata de las instalaciones de Chayora Holding situadas en Tianjin, que ahora pueden presumir de cumplir con los estándares de OCP en materia de costo y eficiencia. Es un centro de datos de 32 hectáreas con una potencia de 300 MVA, y con requisitos de almacenamiento de datos de menos de 30 KVA por rack, con un índice PUE de 1,2. En su comunicado oficial, Oliver Jones, cofundador y CEO deChayora, explica que su compromiso con la Open Compute Foundation tiene como objetivo impulsar la adopción de los estándares internacionales de código abierto en China.

Afirma que “a través de nuestro estado OCP Ready, podemos demostrar que hemos obtenido una evaluación objetiva de que nuestras instalaciones brindan una operación optimizada en términos de costos y eficiencia para nuestros clientes, y esta es la primera vez en China”. El objetivo de este centro de datos es proporcionar la base tecnológica para trabajar con aplicaciones de inteligencia artificial, de servicios financieros y de alta tecnología, que están expandiéndose entre las organzaciones del país.

Jones explica que “el uso de la tecnología de realidad virtual es una forma estupenda de experimentar nuestro campus como si estuvieras allí en persona. Nuestro centro de datos avanzado ofrece capacidad escalable desde racks individuales hasta 25.000 racks con acceso a más de 300 MVA de potencia, disponible para satisfacer los requisitos de hiperescala más grandes”.

Por su parte, Steve Helvie, vicepresidente de canal del OCP, alaba el compromiso de Chayora con los objetivos de la fundación, y comenta que “su centro de datos en Tianjin es un gran ejemplo de optimización de una instalación para hardware OCP a escala. Estamos trabajando en estrecha colaboración con el equipo de Chayora para ser un escaparate del hardware de OCP y esperamos más iniciativas en los próximos meses”.