Las sanciones estadounidenses minan los planes de independencia tecnológica de China

  • Noticias y Actualidad

Estados Unidos China

A medida que las empresas chinas como SMIC enfrentan las sanciones comerciales de Estados Unidos, los planes de independización de la industria de semiconductores del país van retrasándose. Estas medidas de presión van en contra de los planes del gobierno para construir su propia cadena de suministro tecnológica, desvinculándose de los proveedores norteamericanos.

Recientemente, el Departamento de Defensa de Estados Unidos ha lanzado nuevas medidas sancionadoras contra cuatro empresas de China, entre ellas SMIC, especializada en la fundición de semiconductores. Sus alegaciones son que estas compañías colaboran con los militares chinos en contra de los interesas norteamericanos y, sea o no cierto, esto tiene consecuencias importantes para la industria tecnológica del país asiático.

Anteriormente, SMIC ya tuvo que enfrentar las sanciones incluidas en las Regulaciones de Exportaciones (EAR), pero ahora las medidas punitivas provienen de cuestiones relacionadas con la defensa, lo que podría tener consecuencias más profundas. Según los expertos de TrendForce, este movimiento de las autoridades estadounidenses no solo supone una amenaza para el suministro de los equipos y materiales semiconductores que SMIC importa de Estados Unidos, sino que afecta directamente a otras áreas como la investigación y desarrollo de procesos avanzados.

Pero, además, es un torpedo en la línea de flotación de los planes de independencia de semiconductores de China, ya que por ahora empresas como SMIC son clave para lograr estos ambiciosos objetivos. Actualmente, esta empresa cuenta con tres importantes fábricas de obleas de 8 pulgadas y otras tres de 12 pulgadas, todas ellas ubicadas en China, y tenía planes de expansión de capacidad, apostando por las nuevas tecnologías de fundición de 14 y 12 nanómetros y, en el futuro, aún más miniaturizados.

Ahora, con las nuevas restricciones impuestas por el DoD de Estados Unidos, su intención de competir próximamente con TSMC en procesos de 7 nanómetros puede verse bloqueada por la falta de equipos y materiales necesarios para seguir investigando y desarrollando nuevas capacidades. Según los expertos, mientras que la empresa esperaba entrar en esta competencia el año que viene, ahora se podría retrasar hasta 2022 o más allá.

Además, explican en su informe que las sanciones del DoD se dirigen especialmente a los inversores estadounidenses, para recortar el CAPEX que llega a SMIC desde este país a corto plazo, con el fin de minar las aspiraciones de independencia tecnológica de China. Y, al miso tiempo, tiene como objetivo colateral que las inversiones se desvíen a empresas de otras regiones como Taiwán, donde estados Unidos quiere potenciar las capacidades de socios como TSMC, UMC, PSMC y VIS.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador Western Digital