Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Las sanciones contra la china SMIC generan reacciones en la industria de semiconductores

  • Noticias y Actualidad

Silicon Chips

Después de que las autoridades de Estados Unidos anunciasen nuevas sanciones contra la fundición china de semiconductores SMIC la industria está preparándose para una etapa de dificultades. Esta empresa suministra semiconductores a varias importantes marcas norteamericanas y europeas, que ahora deberán enfrentarse a restricciones en las ventas de equipamiento a este proveedor.

El Departamento de Comercio de Estados Unidos anunció hace unos días que iba a incluir a la fundición de semiconductores china SMIC en su lista negra, restringiendo la venta de equipos, componentes y materiales de fabricación de origen estadounidense a esta compañía. Esta nueva norma afectará a empresas destacadas de los propios Estados Unidos, como Applied Materials, Lam Research y KLA, y también a otras firmas como la holandesa ASML, cuyas máquinas contienen estos artículos.

Según las estimaciones que han realizado los expertos de TrendForce, estas restricciones de exportación tendrán menos impacto en los proveedores de obleas de silicio y materiales químicos empleados en la fabricación de semiconductores, ya que la mayoría son japoneses o europeos. Los expertos destacan que Taiwán es líder indiscutible de la industria de fundición, con un 65% de toda la producción mundial, seguido por Corea (16%), y por detrás se encuentra China, con solo un 6%.

Pero SMIC tiene un 4% del mercado global, siendo el primer proveedor de China y el quinto a nivel mundial, por lo que el impacto de restricciones a la venta de producto a esta firma tendrá un impacto apreciable en la industria. Además, se trata de la única empresa de China con una hoja de ruta clara para el desarrollo de tecnologías de proceso de 14 nanómetros e, incluso, más avanzadas, lo que supone una amenaza para sus competidores norteamericanos.

Teniendo en cuenta que la industria china depende de proveedores de fuera del país para cualquier tecnología por debajo de 90 nanómetros, especialmente para las fábricas de obleas de 12 pulgadas, estas restricciones van a tener un impacto importante en la capacidad de fabricación de SMIC, y por lo tanto en el suministro global de productos terminados. Ante esta perspectiva, los expertos creen que los clientes de SMIC podrían derivar sus pedidos a otros fabricantes, el verdadero objetivo que persigue Estados Unidos con estas medidas.

Pero lo más probable es que no sean las empresas americanas las más beneficiadas por estas restricciones comerciales, ya que las fundiciones taiwanesas se encuentran en mejor posición para capturar esa porción del mercado. Por ejemplo, la taiwanesa GlobalFoundries o la coreana Samsung. En cuanto a los clientes que se verán más perjudicados por esta estrategia comercial, los que probablemente sentirán más los efectos de una falta de suministro de SMIC podrían ser Qualcomm y Broadcom, aunque hay otros que trabajan con tecnologías de memoria flash.