Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La industria NAND flash repliega velas ante el efecto del coronavirus

  • Noticias y Actualidad

SSD

Con la paralización de tantos sectores económicos los fabricantes de chips y dispositivos de memoria de estado sólido están modificando sus estrategias para hacer frente a una contracción de la demanda. De esta forma quieren anticiparse a la posibilidad de que el mercado se complique aún más durante la segunda mitad del año.

En las últimas semanas la paralización de ciertos sectores económicos por causa del coronavirus ha comenzado a notarse en el mercado de NAND Flash, y los proveedores de memoria y dispositivos de almacenamiento están comenzando a notar un cambio de tendencia en el mercado. Mientras tanto, los expertos de la industria están teniendo dificultades solo para predecir cómo se desarrollará el mercado de cara al segundo trimestre, en el que estamos inmersos.

En principio, salvo los pedidos para ciertos segmentos de infraestructura TI para los centros de datos, principalmente para los clientes hiperescaladores, muchas empresas podrían reducir el gasto en almacenamiento de servidores y en capacidad para matrices de estado sólido. Este podría ser el comportamiento del mercado durante el segundo trimestre del año, pero los expertos empiezan a considerar que en la segunda mitad de 2020 se podría producir una mayor paralización del mercado tecnológico.

En el campo del almacenamiento de datos están comenzando a suscitarse preocupaciones, sobre todo a raíz del movimiento de Samsung, que acaba de aplicar una estrategia de reducción de inventario de memoria de estado sólido. Y, según diversas fuentes, podría estar considerando enviar el resto de su inventario al mercado spot, con el fin de deshacerse de la mayor parte de sus existencias, lo que resulta aún más preocupante.

Mientras tanto, no va a incrementar la producción de sus nuevas memorias ni de los formatos actuales para satisfacer más demanda durante la segunda mitad del año. Y se espera que mantenga o, incluso, aumente la contención del gasto en las fábricas para no llenar de nuevo el inventario, lo que lleva a pensar que prevén una demanda muy débil para los meses siguientes.

Otros indicios de que podría producirse un desplome del mercado en el segundo semestre de 2020 son los movimientos de otros fabricantes de memoria, servidores y plataformas de almacenamiento, que están tratando de consumir el inventario de productos durante este trimestre, aprovechando la demanda de los grandes clientes de la nube, y no están incrementando la producción de cara a los próximos meses.