Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

El mercado de memoria sentirá los efectos del coronavirus en el segundo trimestre

  • Noticias y Actualidad

Toshiba_WDC_Fabrica_Memoria_1

Las información sobre la salud del mercado de memoria ha ido variando a medida que el brote del coronavirus en China ha ido agravándose, y ahora algunas empresas han tenido que reconocer el cambio de situación. En un principio, se esperaba que el primer trimestre no arrojase cambios en las cifras previstas, pero eso ya no está claro, y se espera que el impacto sea mucho más serio a lo largo del segundo trimestre.

Finalmente, la industria de fabricantes de memoria ha tenido que rendirse a la evidencia y reconocer la realidad de la situación en lo que se refiere a los efectos del coronavirus. Porque no solo se trata de que la epidemia esta creciendo dentro y fuera de China, afectando a zonas donde están afincadas algunas importantes fábricas de chips y obleas de silicio. 

Además de esto, la casualidad ha querido que la infección se produjese cuando gran parte de trabajadores se habían desplazado fuera de sus áreas de trabajo con ocasión del año nuevo chino. Ahora, cuando necesitan retornar a sus puestos de trabajo, el flujo de personas se ha visto bloqueado para minimizar las posibilidades de un contagio. 

Esto ha comenzado a afectar a diferentes industrias, entre ellas la de memoria, que tras unas semanas de excesivo optimismo, ahora ya reportan los primeros efectos negativos que está teniendo el virus. La capacidad de producción se está viendo afectada por la falta de personal pero el problema más grave proviene de la escasez de materiales, ya que el flujo de mercancías también supone un riesgo importante de contagio y se está regulando de forma más estricta.

Las previsiones de la industria de memoria son que ambos problemas van a aumentar de cara al segundo trimestre, ya sea que la epidemia avance o que no lo haga, ya que la escasez de mano de obra y de materiales y componentes no se va a mitigar hasta que la situación vuelva a la normalidad.

Además, hay que tener en cuenta que muchos de los materiales y equipos empleados para fabricar chips de memoria provienen de países extranjeros, que están limitando cada vez más sus operaciones comerciales con China para bloquear la posibilidad de expansión del virus de la neumonía.

En opinión de algunas fuentes de la cadena de suministro de la industria, el inventario existente de materiales no permitirá mantener los nivele de producción más allá de finales de febrero. A esto se suma que menos del 30% de los trabajadores ha logrado volver a las fábricas en las que trabajan, lo que seguirá afectando a la capacidad de producción de los fabricantes, a pesar de que continúen con la estrategia actual de turnos rotativos.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas para las empresas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador HPE.