Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

El avance de la industria de memoria china podría ser más lento de lo esperado

  • Noticias y Actualidad

placas_memorias_1

Mientras se elevan las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, la industria de este país está acelerando el desarrollo de su propia cadena de suministro de circuitos integrados, especialmente de memoria. Pero, en opinión de los expertos, las informaciones sobre el rápido avance de sus planes podrían ser exageradas.

Tradicionalmente, las empresas tecnológicas chinas han dependido del suministro de componentes fabricados por empresas de otros países, como Estados Unidos, especialmente en lo que se refiere a procesadores, memoria y otros circuitos integrados. Pero, debido a las restricciones que ha establecido la administración estadounidense al comercio con China, las empresas de este país se ven en problemas para obtener lo que necesita para fabricar su tecnología.

Por ello, su gobierno lleva tiempo intentando acabar con esta dependencia, construyendo su propia cadena de suministro de semiconductores, poniendo especial foco en la fabricación de memoria DRAM y NAND, componente fundamental de ordenadores, servidores y plataformas de almacenamiento. En lo que va de año se ha hablado mucho de lo rápido que está avanzando la nueva industria china en este camino pero, ahora, los expertos de IC Insights afirman que estas informaciones podrían estar exagerando la realidad de esta revolución industrial.

Las noticias sobre que sus empresas pronto podrían alcanzar la capacidad de producción de las grandes firmas como Samsung o SK Hynix, tanto en memoria DRAM como NAND flash, no se corresponderían a la verdad. Como ejemplo citan las cifras del primer fabricante chino de memoria DRAM, Changxin Memory Technologies (CXMT), que lanzará sus primeros productos a finales de este año. Los expertos afirman que, con un capital de uno 1.500 millones de dólares anuales y unos pocos miles de empleados, es poco menos que imposible que puedan igualar la producción de firmas como Micron y SK Hynix, que suman con 30.000 trabajadores, o de Samsung, que tienen una fuerza laboral de 40.000 empleados. Y el gasto de capital combinado de estas tres empresas ascendió el año pasado a 46.200 millones de dólares.

Por otor lado, la base de esta industria de memoria es la fundición de obleas de silicio destinadas a la memoria, una industria que, aunque los expertos reconocen que está dando grandes pasos, todavía tiene mucho camino que recorrer para alcanzar a los gigantes de la industria global. Mientras que informaciones anteriores afirmaban que las empresas chinas del sector se encontrarían a entre 3 y 5 años de igualar la capacidad de los proveedores extranjeros, los analistas de IC Insights opinan que  no podrán suplir las necesidades de su industria interna de fabricación de memoria hasta dentro de, por lo menos, 10 años.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas para las empresas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador HPE.