El gobierno irlandés modifica el reglamento para el desarrollo de centros de datos

  • Noticias y Actualidad

Centro de datos

Las autoridades de Irlanda acaban de publicar una actualización de las condiciones que regirán el desarrollo de centros de datos en el país, que se alinean con sus objetivos de sostenibilidad. Aunque no se impondrá una moratoria a la industria en todo el país, los nuevos centros de datos que se construyan deberán cumplir con los nuevos principios ecológicos que está estableciendo el gobierno.

Esta semana el gobierno de Irlanda ha publicado una declaración revisada sobre el papel que juegan los centros de datos en la economía del país, en la que establecen nuevos criterios para permitir el crecimiento de la industria. Las preocupaciones que genera el elevado consumo de estas instalaciones en una red energética muy saturada llevaron a las autoridades a cancelar los permisos para numerosos proyectos de distinta envergadura en toda su geografía, especialmente en regiones donde la red eléctrica se encuentra más sobrecargada.

Pero el gobierno es consciente de la importancia del sector para la economía nacional, por lo que ha optado por no extender la moratoria a la construcción de nuevos centros de datos a todo el país. En cambio, ha establecido que los nuevos centros que se construyan deberán cumplir con los nuevos principios ecológicos que está impulsando el ejecutivo. Explican que “la declaración revisada adopta un conjunto de principios para aprovechar los beneficios económicos y sociales que brindan los centros de datos, facilitando el desarrollo sostenible de los centros de datos que se adhieren a nuestros objetivos de política energética y empresarial”.

Reconocen que los datos son un habilitador clave de una economía y sociedad cada vez más digitalizadas, pero dicen que el desarrollo de la industria debe seguir un camino que se alinee con los objetivos de desarrollo sostenible del país. Estos principios se centran en que los centros de datos que tengan un impacto económico positivo y hagan un uso más eficiente de la energía, recurran a energías renovables y contemplen la descarbonización desde el propio diseño.

Y en su declaración, el gobierno ha dicho que “los desarrollos de centros de datos que no sean consistentes con estos principios no estarían en línea con la política del gobierno”. Son conscientes de que no pueden denegar los permisos a todos los centros de datos, ya que son un pilar de la digitalización, pero no quieren que el sector siga creciendo de forma descontrolada, dificultando la transición energética que quiere llevar a cabo el gobierno en los próximos años.

Los responsables de EirGrid, la empresa responsable de la red eléctrica de Irlanda, y varios partidos políticos importantes, han presionado para que se regule mejor el crecimiento del sector por su impacto en el suministro general de energía. Según sus cifras, el año pasado la industria datacenter consumió alrededor del 10% de toda la electricidad del país, y de seguir creciendo al ritmo anterior, se pondría en peligro el suministro general, pudiendo causar apagones. Esto motivó la paralización de nuevos proyectos, pero la situación no se sostiene, lo que ha llevado a esta nueva revisión de las condiciones.

Por el momento, parece que se mantendrá el bloqueo a nuevos proyectos de centros de datos en Dublín, donde hay más problemas con el suministro eléctrico, y es probable que no se vean nuevos centros de datos en esa región hasta 2028. Pero en otros lugares del país sí se podrá construir, aunque bajo las nuevas condiciones que ha impuesto el gobierno.