El crecimiento de centros de datos amenaza los objetivos de descarbonización de Irlanda

  • Noticias y Actualidad

energia, molino de viento, industria

Un influyente equipo de expertos irlandés afirma que el crecimiento descontrolado de centros de datos pone en riesgo el cumplimiento con los objetivos de reducción de emisiones del país. Actualmente esta industria consume el 10% de la energía disponible y opinan que, si no se regula su expansión, podría consumir toda la producción de renovables, afectando al suministro y a los planes nacionales de descarbonización del sector energético.

En el último año diferentes organizaciones irlandesas han alertado de que el crecimiento desmedido de la industria de centros de datos podría causar graves problemas en el suministro eléctrico del país. Y que su elevado consumo generará serias dificultades para cumplir con los objetivos de reducción de emisiones de carbono en los próximos años, ya que Irlanda se encuentra en un proceso de eliminación de fuentes de energía contaminantes, y la capacidad de las renovables podría ser insuficiente para satisfacer la demanda.

Ahora, un grupo de expertos de prestigio se reafirma en esta idea, y afirma que estos objetivos serían imposibles de alcanzar si la industria de centros de datos sigue creciendo como hasta ahora. Así lo ha explicado Hannah Daly, profesora de energía sostenible en University College Cor, durante un panel online sobre la agenda COP26, dirigido por el Instituto de Asuntos Internacionales y Europeos.

Por su parte, el operador de la red eléctrica nacional EirGrid lleva tiempo alertando sobre la falta de control que existe en torno al consumo de los centros de datos, y de los riesgos que conlleva su expansión de cara a los próximos años. Y recientemente el político Brid Smith también ha declarado que el aumento de la demanda de centros de datos viene acompañado de graves riesgos de que se produzcan interrupciones en el suministro.

En palabras de Daly, “incluso en este momento, los centros de datos representan alrededor del 1% de la demanda mundial de electricidad, pero más del 10% de la demanda irlandesa. Y se prevé que aumente en más del 30%”. Añade que “Irlanda se ha convertido en un especialista en centros de datos y estos son enormes consumidores de electricidad”.

Considera que el país cuenta con una buena red de suministro energético, pero es pequeña y se encuentra aislada. Además, alerta de que existen importantes limitaciones de cara a incrementar rápidamente la generación proveniente de fuentes renovables, como la eólica o solar. Por ello, si los centros de datos y otro usuarios altamente consumidores siguen proliferando y acaparando la energía renovable, será complicado extender su uso a otros segmentos de clientes, y será muy difícil cumplir con los objetivos medioambientales del país para los próximos años.

Estas opiniones son compartidas por otros expertos, políticos, proveedores de energía y organizaciones medioambientales, que solicitan una moratoria a la construcción de nuevos centros de datos, como ya se ha hecho en otros países. Por el momento no se ha aprobado una medida como esta, pero ya se han presentado propuestas formales para frenar el desarrollo descontrolado de la industria y redactar nuevas regulaciones que garanticen la sostenibilidad del sector de centros de datos en el futuro, sin que se vean amenazados los objetivos de reducción de emisiones del país ni el suministro general de energía.

Un ejemplo de la controversia que está generando esta corriente de opinión y de las presiones que se están ejerciendo en este sentido son las declaraciones realizadas recientemente por Bríd Smith, miembro gubernamental del partido People Before Profit, a la radio irlandesa NewsTalk. En ellas dice que “estamos tratando de arrojar luz sobre el hecho de que nos enfrentamos a apagones este invierno. Tenemos una crisis en el suministro y la producción de electricidad, y la mayor parte se debe a que la industria de los centros de datos está ocupando el 12% de la red nacional en la actualidad. Y si continúan haciendo crecer el negocio de los centros de datos en este país, podría absorber hasta un 26%”.

Esta predicción ha sido secundada por los responsables de EirGrid, que en declaraciones a la emisora RTE han dicho que “es probable que en el próximo invierno experimentemos una serie de alertas del sistema. Esta es una notificación formal a los generadores de que nuestro equilibrio entre oferta y demanda se está volviendo muy ajustado, y ya no tenemos el nivel de ‘colchón’ que nos gustaría”. Y alertan de que, en el peor de los casos, si se producen problemas en la capacidad de suministro, tendrían que hablar con los clientes para reducir la demanda e, incluso impulsar cortes controlados que permitan recuperar el nivel de energía disponible en la red para restaurar la potencia total.

Esta polémica está lejos de terminar, ya que la sociedad y las empresas demandan más capacidad de la industria datacenter para soportar el aumento de datos, aplicaciones digitales y servicios en la nube. Frenar la digitalización o limitar la capacidad de empresas nacionales de centros de datos supone un riesgo para la economía y la competitividad del país y de estas compañías frente a las grandes firmas extrajeras. En un país insular resulta complicado contar con fuentes adicionales de energía provenientes de otros países con excedente para garantizar la capacidad de la red en horas de alto consumo general, por lo que los expertos afirman que el gobierno deberá replantear el modelo si verdaderamente quiere cumplir sus objetivos de descarbonización del sector energético.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador Western Digital