Irlanda bloquea 30 proyectos para construir nuevos centros de datos

  • Noticias y Actualidad

HPE Centro de datos

Desde hace tiempo la red eléctrica de Irlanda tiene problemas para satisfacer la demanda de una industria de centros de datos que ha crecido acompañando a las grandes empresas digitales que se han afincado en el país. Esto ha llevado a las autoridades competentes a paralizar 30 proyectos que estaban en marcha, por el riesgo de que su consumo afecte al suministro general a los consumidores y otras industrias, un problema que se está viendo en otras regiones donde hay una alta concentración de centros de datos.

La situación de la industria de centros de datos de Irlanda se ha ido complicando a consecuencia de la transición energética que está tratando de llevar a cabo el gobierno, y del gran crecimiento que ha experimentado el sector datacenter en las últimas décadas. Hace algunos años el gobierno lanzó importantes incentivos fiscales para atraer a las grandes empresas tecnológicas que querían establecerse en el mercado europeo, lo que llevó a los gigantes tecno lógicos a construir centros de datos y a otras empresas del sector a construir instalaciones para aprovechar estas ventajas.

Esto ha elevado la demanda de energía hasta el punto de generar alarma entre los proveedores de electricidad. Al mismo tiempo, el país está tratando de llevar a cabo una profunda transición energética para abandonar las fuentes provenientes de combustibles fósiles como el petróleo, el gas y el carbón, apostando por la generación a través de renovables.

Pero por el momento esta estrategia no proporciona la capacidad suficiente como para sostener el crecimiento de las industrias más consumidoras de energía, y los reguladores deben priorizar. Por ello, en noviembre la CRU (Commission for the Regulation of Utilities) impuso una moratoria a la construcción de nuevos centros de datos, con restricciones severas sobre la escala y características de los futuros proyectos hasta 2028.

Esto se ha basado en los informes emitidos reiteradas veces por el administrador de la red eléctrica irlandesa, EirGrid, que alertaba del riesgo de sufrir interrupciones en el suministro por el elevado consumo de los centros de datos. Ahora, la organización acaba de anunciar el bloqueo de 30 proyectos de centros de datos, después de que ya se hubiesen echado atrás otras grandes iniciativas por parte de empresas importantes del sector, como Google o Interxion.

Según un informe publicado por el medio Irish Times, “EirGrid estaba considerando solicitudes para una oferta de conexión a la red de poco menos de 30 proyectos de centros de datos en el momento de la publicación [de las nuevas reglas de la CRU]. EirGrid ahora está aplicando estos criterios a todas las aplicaciones del centro de datos. Al hacerlo, la mayoría de las solicitudes a las que se hace referencia anteriormente han sido, o están en proceso de ser, cerradas de acuerdo con la dirección de CRU”.

Inicialmente esta “moratoria de facto” se refería a la región de Dublín, donde se concentra mayoritariamente la industria, pero ahora se está viendo que será necesario extender su alcance a todo el país. Esto se debe a que, ya en 2021, EirGrid había recibido solicitudes de suministro para futuros centros de datos por una potencia de 2.000 megavatios, cuando solo se habían aprobado 1.800 para esta industria. Ahora, la situación parece haberse agravado, y se ha anunciado la cancelación de toda esa nueva capacidad. Algunos expertos alertan de que esto minará los esfuerzos del país por convertirse en un centro mundial de negocios y tecnología, y algunas grandes compañías tecnológicas dicen que esto manda un mensaje equivocado sobre las ambiciones de Irlanda en el panorama digital de la región.

Pero tanto los administradores de la red eléctrica nacional como las organizaciones ambientalistas están ejerciendo mucha presión para regular un sector que estaba creciendo de forma descontrolada, hasta el punto de superar la capacidad real de suministro energético que hay en el país.

Se apoyan en la hoja de ruta de descarbonización de Irlanda, que pretende que la mayor parte de su red se base en fuentes renovables para 2030, un cambio que debe hacerse de forma sostenible para todas las industrias y la propia población. Consideran que el porcentaje de la energía total que consumen los centros de datos podría pasar del 10% actual a un 30% a final de esta década, lo que causaría apagones continuos.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecologías son las más adecuadas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador Synology