Un nuevo cable submarino conectará los centros de datos de Canadá y Japón

  • Noticias y Actualidad

Cable Grace Hopper Google

Se acaba de anunciar el nuevo proyecto de cable submarino Topaz, que enlazará Vancouver con Japón, convirtiéndose en la primera línea directa que enlazará Canadá con Asia. Esta infraestructura conectará a partir de 2023 los centros de datos de un importante proveedor de servicios en la nube, que está buscando alianzas para prestar servicios a otras redes y proveedores interesados en ampliar su capacidad entre regiones.

El proyecto de cable submarino Topaz, concebido por Google, se convertirá en la primera línea intercontinental que conectará Canadá directamente con Japón, desde donde podrá enlazar con otras redes para extender sus servicios por Asia. La nueva infraestructura tendrá estaciones de aterrizaje en Port Alberni, situada en la costa oeste de Canadá, y en Mie e Ibaraki, en Japón, y se espera que su construcción se complete en 2023. Para ello el gigante de las búsquedas contará con el apoyo de socios locales en ambos países.

Inicialmente, este cable está pensado para mejorar la capacidad de servicio de Google con un acceso de baja latencia a su buscador y a sus aplicaciones, portales de contenido y servicios en la nube. Pero también ha pensado en otros usos, como aumenta la capacidad de comunicaciones para los operadores de redes en ambos países, y está buscando asociaciones con empresas que quieran aprovechar las capacidades de su nueva infraestructura.

En su anuncio explican que este cable estará compuesto por 16 pares de fibra con una capacidad total de 240 terabits por segundo, e incluirá soporte para la tecnología definida por software Wavelength Selective Switch (WSS), que permite dividir el espectro en un par de fibra para aportar más flexibilidad en el enrutamiento y una mayor resiliencia. Esto permitirá a la compañía intercambiar pares de fibra con socios que tengan su propia red en rutas similares, y proporcionar capacidades a otras redes y proveedores interesados en mejorar sus comunicaciones o prestar servicios a terceros.

El proyecto ha visto definitivamente la luz tras ser evaluado por las autoridades y reguladores competentes, que han determinado que su impacto ambiental no será significativo. Una vez que entre en funcionamiento se convertirá en el primer cable moderno que comunique estas regiones, que actualmente cuentan con cables más antiguos y de menos capacidad, que conectan Canadá con Australia, y no con Japón. O lo que llegan desde el país asiático a otras regiones de Norteamérica.

Sus constructores afirman que este proyecto respetará los derechos tradicionales y los tratados firmados con las comunidades indígenas de Canadá, ya que pasará por territorios protegidos como Hupacasath, Maa-nulth y Tseshaht. Para ello han consultado a estas comunidades, quienes han dado su consentimiento a la construcción del cable y las infraestructuras en tierra relacionadas, ya que consideran que respetan sus derechos.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecologías son las más adecuadas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador Synology