Los proveedores de chips aceleran el gasto en equipos de fabricación

  • Noticias y Actualidad

Intel-Chip-Semiconductor

En el último año la crisis de semiconductores se ha agravado y los proveedores de chips han incrementado notablemente el gasto en equipos de fabricación para aumentar la producción. Esta tendencia continuará durante 2022, cuando los expertos prevén que aumentarán la inversión en un 18%, alcanzando un nuevo récord histórico.

La escasez de semiconductores está presionando a los fabricantes para que incrementen su capacidad de producción, y para lograrlo el año pasado aumentaron el gasto en equipos para sus fábricas en un 42%. La inversión ha ido creciendo anualmente desde hace dos años y los expertos de la organización SEMI creen que en 2022 volverá a aumentar en un 18% interanual hasta alcanzar 107.000 millones de dólares, superando por primera vez en la historia la barrera de los 100.000 millones.

Ajit Manocha, presidente y director ejecutivo de SEMI, comenta en su informe que “cruzar la marca de 100.000 millones de dólares en gastos en equipos de fabricación global por primera vez es un hito histórico para la industria de los semiconductores. Este importante logro es un tributo al impulso incesante para agregar y mejorar la capacidad para abordar una amplia gama de mercados y aplicaciones emergentes, consolidando las expectativas de crecimiento de la industria a largo plazo para habilitar la electrónica para el mundo digital”.

Y Sanjay Malhotra, vicepresidente de marketing corporativo y del equipo de inteligencia de mercado de SEMI, cree que esta tendencia no se detendrá en 2022, sino que en 2023 el gasto en equipos para las fábricas de semiconductores continuará creciendo a un ritmo constante durante estos dos años.

De cara a este año Taiwán seguirá siendo la región que más contribuirá al mercado, con previsiones de que el gasto aumentará un 56% interanual hasta 35.000 millones. Le seguirá Corea del Sur, con un incremento del 9%hasta un total de 26.000 millones, y China, donde el gasto estará en unos 17.500 millones, a pesar de que esperan una caída aproximada del 30% interanual desde su punto más álgido en 2021.

Mientras tanto, en EMEA este año se podría alcanzar un récord de 9.600 millones de dólares, lo que representaría un impresionante crecimiento del 248% con respecto a 2021, gracias a las políticas de estímulo de la industria en la región. En el marco de las Américas el gasto también aumentará, con previsiones de llegar hasta 9.800 millones de dólares para el año 2023.

Según SEMI, el resultado de estas fuertes inversiones ha sido un aumento del 7% en la capacidad de producción global en 2021, que este año podría ascender hasta el 8%, y en 2023 se espera un crecimiento del 6%. Más del 83% del gasto en equipos de este año se destinará al aumento de capacidad en 150 fábricas y líneas de producción de chips, un porcentaje que el año que viene bajaría al 81%, destinándose al aumento de capacidad en 122 fábricas.

El sector de la fundición encabezará las inversiones a nivel global, acaparando un 50% del gasto total en equipos entre 2022 y 2023. La segunda categoría por volumen de gasto será la de la industria de memoria, que representará un 35% del total y la mayor parte del aumento de capacidad. Esto tiene mucho que ver con el lanzamiento de la nueva generación de chips NAND Flash y DRAM, que durante algún tiempo convivirán con las generaciones anteriores, lo que requerirá un gasto importante en mantener las líneas de producción mientras los nuevos productos llegan a la fabricación masiva.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecologías son las más adecuadas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador Synology