China inicia la construcción de la primera flota de centros de datos submarinos

  • Noticias y Actualidad

Highlander datacenter submarino

El proyecto para instalar una flota de centros de datos submarinos frente a las costas de Hainan, en China, ha entrado en la fase de construcción y ya están preparando los primeros módulos que serán instalados a 20 metros de profundidad. Se espera que este primer grupo de datacenter refrigerados por agua de mar conste de 100 de estos módulos, que incrementarán la capacidad disponible en una zona comercial clave para el país.

En los últimos dos años la empresa Highlander ha trabajado en el desarrollo de un modelo viable de centros de datos submarinos, siguiendo los pasos que dio en su momento Microsoft, con su Project Natick. Tras construir una primera instalación de prueba en las inmediaciones del puerto de Hainan (China), que resultó exitosa, la compañía ha logrado el apoyo del gobierno y las empresas locales para construir una infraestructura a escala mucho mayor. Esta flota de centros de datos submarinos estará compuesta finalmente por 100 módulos estancos, refrigerados gracias al agua marina circundante, y estará conectada a tierra por un sistema de cables de datos y alimentación, que provendrá de la central nuclear de Hainan.

Este concepto de datacenter altamente eficiente y sostenible está encontrando en China un lugar perfecto para su desarrollo, y ya se han presentado planes muy ambiciosos para construir otras instalaciones similares en otras regiones costeras del país. Aunque el futuro centro de datos submarino de Hainan anunciado en mayo del año pasado será el pionero en este campo, y los responsables del proyecto han anunciado esta semana el inicio de la fase de construcción. Las obras correrán a cargo de la empresa china Offshore Oil Engineering Company (COOEC), que ya ha comenzado a fabricar una cabina para centros de datos a gran escala en su fábrica de Tianjin Lingang.

Los módulos se instalarán a una profundidad de 20 metros bajo el nivel del mar y, según han explicado en su anuncio oficial, cada uno pesará unas 1.300 toneladas y estarán conectadas a tierra a través de lo que denominan “tanque placenta”, con un diámetro de 3,6 metros. Afirman que han diseñado una estructura y unos sellos capaces de resistir sin problemas la presión a esa profundidad y la corrosión del agua de mar.

Los creadores de esta tecnología destacan que su propuesta ofrece beneficios muy importantes en el ámbito de los centros de datos, como un bajo consumo de energía, costes de construcción mucho menores y una alta confiabilidad, sin la necesidad de obtener espacio en tierra, muy cotizado en los principales núcleos de población y de negocio.

Desde Highlander dicen que “es un nuevo tipo de ingeniería marina que ahorra energía y recursos de manera efectiva e integra tecnología, big data, es bajo en emisiones de carbono, verde y tiene un significado de gran alcance para promover el desarrollo ecológico de la industria de datos”. Por el momento, no está totalmente claro cuándo iniciarán las operaciones en estas instalaciones, pero cabe esperar que se produzcan importantes avances a lo largo de este año.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador Western Digital