Tendencias emergentes en la industria de centros de datos

  • Noticias y Actualidad

MS centro datos

La creciente demanda de datos y aplicaciones entre las empresas digitalizadas está transformando la industria datacenter, y los operadores están adoptando nuevas arquitecturas, tecnologías y modelos de negocio para adaptarse a los nuevos requisitos. Los expertos identifican ocho tendencias que darán forma al sector de los centros de datos en 2022, reforzando su papel en el nuevo ecosistema digital.

El negocio de los centros de datos se está transformando a medida que las empresas se digitalizan y la industria está asumiendo un papel más relevante en la sociedad digital y la economía. En un reciente artículo los expertos de Data Center Frontier profundizan en la evolución que está siguiendo el sector y describen las ocho tendencias que tendrán más impacto en los centros de datos en 2022.

Influencia del cambio climático en la selección de ubicaciones

El primer paso para la construcción de un nuevo centro de datos es la elección de una ubicación adecuada, un proceso en el que tradicionalmente se han tenido en cuenta una serie de factores principales, como el precio del suelo, la cercanía a los nodos de interconexión y los clientes potenciales, y la disponibilidad de recursos básicos como agua o energía. Pero a medida que el cambio climático ha ido mostrando sus efectos, los operadores y los inversores de la industria están añadiendo otros factores en su evaluación del lugar adecuado, como la disponibilidad de energía renovable o las preocupaciones por la escasez de agua.

Un reciente informe de la consultora inmobiliaria CBRE revela que las consideraciones ambientales tendrán un efecto cada vez mayor en el proceso de elección de ubicaciones para construir nuevos centros de datos, lo que beneficiará a mercados donde hay una mayor abundancia de energías no contaminantes. Y esta tendencia se verá reforzada por las dificultades de desarrollo que se están viendo en ubicaciones de alta concentración de centros de datos.

Otros factores vinculados al cambio climático y la sostenibilidad que afectarán a la elección de ubicaciones es la incidencia de efectos meteorológicos extremos, como sequías, tormentas e inundaciones. En los últimos años han comenzado a registrarse este tipo de problemas en regiones donde antes no se producían, haciendo huir a los inversores de la industria de centros de datos a localizaciones potencialmente más seguras.

Más esfuerzo para incrementar la resiliencia y garantizar el tiempo de actividad

Las interrupciones son un grave problema para los operadores de centros de datos y a medida que las empresas adoptan arquitecturas de TI híbrida es más complejo garantizar los tiempos de actividad. Para lograrlo es necesario aplicar estrategias de copia de seguridad y conmutación por error que tengan en cuenta las infraestructuras en la nube, en centros de colocación, ubicaciones perimetrales y el centro de datos principal. Los expertos destacan que en 2021 se produjeron graves interrupciones en los servicios de importantes operadores de centros de datos que pusieron en tela de juicio las estrategias existentes.

En este artículo se hacen eco del informe anual sobre interrupciones en centros de datos del Uptime Institute, donde sus expertos dicen que “a medida que el mundo se vuelve más dependiente de los servicios de TI, la confiabilidad recibirá un mayor escrutinio y exigirá mejoras adicionales”. Explican que el número de apagones ha descendido, pero las consecuencias de las interrupciones siguen siendo cada vez mayores. Comentan que “las aplicaciones a menudo se componen de muchos componentes y servicios dispares y distribuidos. Como resultado, las interrupciones de TI se han vuelto menos binarias: las fallas suelen ser parciales y dependen de las configuraciones del usuario”.

Y ponen como ejemplo las interrupciones sufridas por Fastly o AWS, que han llevado a los clientes empresariales a cuestionarse la validez de las estrategias de operadores de la nube y otros servicios online. A consecuencia de estos problemas las empresas optimizarán sus arquitecturas para ser capaces de resistir mejor las interrupciones de terceros, tanto en la nube como en el borde y el propio núcleo.

Fusiones y adquisiciones en la cadena de suministro de centros de datos

Los constructores y operadores de centros de datos se están esforzando mucho para no sufrir problemas graves en su cadena de suministro, empleando una amplia variedad de estrategias para gestionar con éxito estos riesgos. Pero se está extendiendo la opinión de que los retrasos en la cadena de suministro y la escasez de mano de obra se agravarán en 2022. En el informe de CBRE al que aluden en este artículo, que muestra las previsiones para este año, los expertos aseguran que “las interrupciones en la cadena de suministro podrían afectar el desarrollo del centro de datos y retrasar la entrega de nuevos suministros”.

Y añaden que “a medida que la incertidumbre se avecina en medio de las restricciones relacionadas con la pandemia para los mercados fuera de los EEUU, particularmente en Asia Pacífico, la escasez de materiales y el aumento de los retrasos en los envíos a los puertos de los EEUU tienen el potencial de retrasar el desarrollo de nuevas instalaciones y afectar los ciclos de actualización de los centros de datos. Estos retrasos podrían aumentar los costos, elevando potencialmente las rentas en los mercados afectados entre un 4% y un 6%”.

Para enfrentarse a esta situación los expertos creen que se producirá un aumento de actividad de fusiones y adquisiciones dentro de la cadena de suministro de centros de datos, algo que comenzó a verse en 2021. Muchos de estos acuerdos se debieron a la búsqueda de una mayor integración vertical por parte de empresas del sector, que buscaron aumentar su competitividad adquiriendo proveedores o tecnología. Un ejemplo de ello es el anuncio realizado por Iron Mountain en diciembre, sobre su intención de comprar ITRenew, una empresa dedicada a desmantelar centros de datos y reciclar sus activos de TI.

Más inversión en los mercados regionales y en el borde

En el pasado los grandes inversores de centros de datos se centraban en aumentar la capacidad en las principales ubicaciones a nivel mundial, como Ashburn, Frankfurt, Londres o Dublín. Pero la descentralización progresiva de la industria está elevando el interés por otros mercados donde hay buenas perspectivas de crecimiento, y los expertos creen que en 2022 aumentará la inversión en localizaciones consideradas de segundo nivel. Un ejemplo de ello es el crecimiento que se está viendo en ciudades como Madrid, y en otros nodos emergentes de interconexión y centros de datos.

Por otro lado, muchas industrias están cambiando su modelo de infraestructura hacia arquitecturas de TI distribuida, apostando por la computación en el borde para proporcionar servicios más cerca de la fuente de los datos y de los usuarios finales. Los expertos esperan que este año aumentará considerablemente el despliegue de centros de datos Edge.

Más refrigeración líquida en los centros de datos

Después de muchos años de considerarse una tecnología de nicho en el sector, la refrigeración líquida está encontrando de nuevo su lugar en los centros de datos, y en 2022 se espera importantes movimientos en este sentido. Por un lado, la necesidad de hardware de alta potencia para las cargas de trabajo de inteligencia artificial obliga a buscar formas más eficaces de refrigerar los equipos. Por otro, está aumentando la presión para eliminar el uso de agua para los sistemas de refrigeración de los servidores. Y también se están realizando importantes avances en la refrigeración líquida por parte de los operadores de colocación y de la nube, apoyada por los fabricantes de servidores y chips.

En este contexto, está incrementando el interés por las nuevas tecnologías de refrigeración por inmersión, de refrigeración en dos fases y otras propuestas interesantes, además de la refrigeración directa a chip, que tiene múltiples aplicaciones. Tanto es así que estas modalidades de enfriamiento líquido también forman parte de proyectos de infraestructura abierta para centros de datos, como Open19, y están empezando a utilizarse en instalaciones importantes de grandes operadores de colocación e hiperescala.

Otro ámbito donde muchos ven grandes posibilidades para la refrigeración líquida es en los centros de datos Edge, aunque todavía quedan muchos desafíos por resolver antes de que se considere como una opción prioritaria. En cualquier caso, actualmente se están explorando diferentes posibilidades para enfriar las infraestructuras perimetrales, tanto con refrigeración líquida directa a chip como con refrigeración inmersiva basada en el chasis.

Oposición popular al crecimiento de la industria

A pesar de que son la base de los ecosistemas digitales que nos rodean, se está extendiendo entre la población la percepción de que los centros de datos generan un impacto negativo en las comunidades donde se construyen. Los expertos dicen que si esta idea se asienta podría ralentizar el crecimiento del sector en los principales mercados, donde hay una mayor saturación y los problemas asociados a los centros de datos se manifiestan más claramente.

Ejemplos de ello se están viendo en diferentes puntos clave de la industria en Europa, entre otras regiones, donde por presión popular y política se están ralentizando e, incluso, paralizando los proyectos de nuevos centros de datos. En los últimos tres años ha habido casos importantes como el de Ámsterdam y, más recientemente, el de Dublín, y cabe esperar que esta presión para controlar el crecimiento de la industria en los principales núcleos urbanos continúe.

Para responder a esta amenaza creciente muchos operadores están cambiando su enfoque para priorizar la sostenibilidad, invirtiendo en energías renovables, en una TI cada vez más eficiente y en políticas y acciones medioambientales para compensar su huella de carbono. Algunos también están invirtiendo en la propia industria energética e, incluso, construyendo sus propias plantas generadoras de energía renovable para contribuir a la alimentación de sus instalaciones. Y una tendencia que se está instalando en ciertos países es la búsqueda de formas de aprovechar el calor residual de los centros de datos para proporcionar calefacción a las poblaciones o industrias cercanas, especialmente en los países más fríos del norte de Europa.

En cualquier caso, la mala imagen que están adquiriendo los centros de datos es un problema difícil de combatir, y los expertos creen que en 2022 será más difícil prever su impacto en el desarrollo de nuevos proyectos. Porque cada vez se dan más casos en los que una construcción obtiene los permisos, pero posteriormente la presión social y política acaba paralizándolos u obligando a redefinir los planes para adaptarse a requisitos más elevados.

Nuevas formas de energía

Uno de los mayores desafíos que enfrenta la industria datacenter está en el suministro energético, y algunas de las principales empresas del sector llevan años explorando nuevas formas de energía, tanto para la alimentación principal como para los sistemas de respaldo. Lo primero fue buscar alternativas para los clásicos generadores diésel, y firmas como Microsoft llevan una década trabajando en diferentes posibilidades, como las celdas de combustible de hidrógeno. Otros están explorando la posibilidad de usar baterías de nueva generación que permitan almacenar el excedente para su uso en caso de emergencia.

En cuanto a la energía principal, muchos operadores están pasándose a las energías renovables, realizando compras a largo plazo en las regiones donde hay más disponibilidad de energías limpias. En 2022 los expertos esperan que la industria entre en una nueva etapa en lo que se refiere al consumo energético, buscando alianzas más sólidas con los proveedores de renovables para reducir su huella de carbono.

Mientras tanto, se está extendiendo el uso de lo que se denominan microrredes, infraestructuras que proporcionan acceso a múltiples fuentes de energía, incluyendo la red pública, el almacenamiento de energía, los generadores de emergencia y generadores de energía solar o eólica dedicados. Esta diversificación permite a los centros de datos operar de forma independiente a la red principal en caso de sufrir apagones o cuando hay una presión excesiva sobre la red principal. También ayudan a tener una gestión más granular del costo de la energía, ayudando a reducir el gasto general del centro de datos.

Influencia creciente del metaverso en los centros de datos

Las posibilidades que ofrecerá el metaverso revolucionarán muchos ecosistemas digitales y en 2022 se comenzará a ver el impacto que tendrá este nuevo concepto en los centros de datos. Para hacer realidad esta visión hace falta contar con infraestructuras de almacenamiento, servidores y comunicaciones capaces de satisfacer los elevados requisitos de las aplicaciones vinculadas al metaverso. Los principales expertos tecnológicos afirman que es necesario contar con una gran capacidad informática, accesible a latencias más bajas que las actuales desde dispositivos con una amplia variedad de factores de forma, y esto requiere importantes actualizaciones en los centros de datos.

Y, más importante aún, es que el tan nombrado metaverso no se basa en unas pocas ubicaciones, sino que se debe construir una amplia red global de cetros de datos enfocados a este nuevo paradigma tecnológico. Incluso hay quien afirma que se requiere un aumento del 1.000% en la eficiencia computacional actual. Esto supone que las empresas de la industria involucradas en el desarrollo del metaverso, y no solo la propia Meta (Facebook), deberán invertir en equipos de computación, almacenamiento y redes de centros de datos e interconexión de nueva generación.

Además, esta red de infraestructura conectada deberá combinar recursos en la nube con dispositivos locales de alta potencia, redes informáticas de última generación e, incluso, contar con el apoyo de los mercados de computación distribuida en tiempo real para poder hacer frente a los requisitos de potencia a demanda. Y también se apunta a que la refrigeración líquida podría convertirse en un requisito para las infraestructuras de alto rendimiento enfocadas al metaverso.

En este artículo los investigadores de Data Center Frontier también señala otras tendencias que tendrán efecto en la industria de centros de dato a partir de 2022. Por un lado, está la llegada de las redes e infraestructuras TI satelitales, que comenzarán a formar parte de la red de interconexión global y de la nube. También está el progreso de tecnologías como blockchain y Web3, que a pesar de venderse como altamente descentralizadas siguen dependiendo de infraestructura tradicional de la nube y los centros de datos. Finalmente, destacan que la expansión de los modelos de inteligencia artificial basados en grandes conjuntos de datos requerirá importantes inversiones en hardware de almacenamiento y cómputo en las instalaciones.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador Western Digital