Perspectivas de la industria de almacenamiento de estado sólido para 2022

  • Noticias y Actualidad

NAND Flash memoria almacenamiento

Las tecnologías de memoria de estado sólido han evolucionado mucho en los últimos años y se han convertido en la mejor opción para el almacenamiento principal en ordenadores y dispositivos, y también para construir infraestructuras de almacenamiento de alta velocidad. Este año la industria de memoria no volátil seguirá progresando gracias a las nuevas generaciones de chips y al avance de los protocolos de red de almacenamiento, entre otras tendencias.

En los últimos años la memoria NAND flash se ha convertido en la tecnología de almacenamiento principal en todo tipo de dispositivos de consumo y está ganando presencia en las empresas y los centros de datos, donde se utiliza para servidores y para redes de almacenamiento de alta disponibilidad. Por el momento no se ha expandido a los casos de uso de almacenamiento masivo, en los que se utilizan discos duros HDD, ni a la copia de seguridad y el almacenamiento en frío, donde la cinta magnética tiene mucha presencia.

Pero, como explica en un reciente artículo de Forbes su colaborador Tom Coughlin, de Coughlin Associates, muchas empresas comienzan a utilizar SSD para el almacenamiento secundario. En muchos casos usan unidades basadas en los nuevos chips de memoria NAND de alta capacidad, como los QLC, capaces de almacenar cuatro bits por celda. Y algunos de los principales proveedores de chips, como Western Digital y Kioxia ya están explorando la posibilidad de fabricar chips con 5 bits por celda, aunque por el momento la tecnología está en una etapa muy temprana de desarrollo y no hay productos en producción.

Mientras tanto, también se está ampliando el apilamiento vertical, añadiendo más capas de celdas, cuyo recuento está actualmente entre las 162 capas de Western Digital y Kioxia y las 176 de Micron y Samsung, con su memoria V-NAND. Esta última tecnología ha permitid al fabricante coreano fabricar chips con ese número de capas y con celdas un 35% más pequeñas, con un grosor de chip similar al de sus productos de sexta generación, que tenían 128 capas. Y afirma que logrará fabricar chips NAND flash de una sola pila con 256 capas, y V-NAND con más de 200 capas, en su octava generación. Además, pronostica que su tecnología NAND tiene el potencial para elevar la cifra por encima de 1.000 capas.

La demanda de diferentes categorías de memoria NAND ha aumentado en 2021, pero de cara a 2022 se espera que el mercado entre en una ligera sobreoferta, lo que impulsará una nueva caída de precios. Aunque los expertos creen que no se llegará a una situación tan grave como la última crisis de sobreoferta de memoria, que hizo caer los precios de forma pronunciada, llegando casi a niveles de costo en algunos casos.

Por otro lado, la industria de almacenamiento de estado sólido está dando pasos importantes gracias a la expansión de la tecnología NVMe, que se ha convertido en la interfaz dominante para los SSD, reemplazando a SATA y SAS, una tendencia que los expertos creen que seguirá avanzando en 2022. Y también se espera que se acelere la expansión de las redes de almacenamiento basadas en NVMe (NVMe-oF) sobre infraestructuras Fibre Channel y Ethernet, una tecnología que está ganando presencia en los centros de datos y la TI empresarial. Además, la tecnología NVMe está posicionándose en nuevos campos como el de almacenamiento computacional, con el apoyo del Grupo de Trabajo de Almacenamiento Computacional de SNIA.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador Western Digital