Taiwán podría colaborar con países de Europa del Este en la fabricación de chips

  • Noticias y Actualidad

Silicon Chips

Durante un viaje realizado recientemente a Eslovaquia, República Checa y Lituania, el ministro taiwanés responsable del desarrollo del país ha recibido peticiones de estos países para colaborar en la fabricación de chips. Y ha comentado que planea crear grupos de trabajo para encontrar vías de cooperación con estos países, así como lanzar un programa de becas para la formación en tecnologías de la industria.

El principal productor de semiconductores a nivel mundial es Taiwán, que cuenta con empresas como TSMC, líder del sector de fundición de chips, y otras firmas muy importantes vinculadas a la industria electrónica e informática. Ante la crisis de escasez de semiconductores que está afectando a industrias como la automotriz y la tecnológica, en general, varios países europeos quieren atraer a empresas taiwanesas para que establezcan fábricas dentro de sus fronteras.

Esto ha sido confirmado por el ministro taiwanés Kung Ming-hsin, jefe del Consejo Nacional de Desarrollo de Taiwán, que durante un viaje a Lituania, Eslovaquia y República Checa, ha dicho a la prensa que estos países quieren trabajar con Taiwán en la fabricación de chips. Ante estas propuestas, el ministro ha comentado su intención de crear grupos de trabajo con estos tres países europeos para encontrar vías de cooperación en la fabricación de semiconductores. Y también ha dicho que ofrecerá becas para formación técnica en tecnologías relacionadas con la industria.

Y ha comentado que la cadena de suministro de semiconductores es enorme, y en ella muchos países pueden desempeñar diferentes papeles. Esto abarca tanto la fabricación como el empaquetado de chips y otras etapas vinculadas al complejo proceso de diseño y fabricación de chips. Europa está decidida a redoblar esfuerzos para impulsar la industria en la región, pero los países miembros también quieren establecer sinergias y acuerdos con los principales representantes de la industria en otros países. Y empresas como TSMC parecen interesadas en las oportunidades que puede ofrecer la Unión Europea, aunque por el momento no han planteado una estrategia establecer o ampliar su presencia en la región.

Por su parte, la UE ha presentado la iniciativa Brújula Digital, con una dotación económica de 150.000 millones de dólares que se dedicará, entre otras cosas, a potenciar la capacidad europea de fabricación de semiconductores. El objetivo que se han propuesto los responsables de la Unión Europea es que para 2030 la región represente, al menos, el 20% del valor de todos los semiconductores a nivel mundial, duplicando el 10% actual.

Para algunos expertos estos planes de estímulo son a todas luces insuficientes para crear desde casi cero una industria de fabricación tan sofisticada y costosa como la de semiconductores. Pero Europa está decidida a tener un papel más relevante en una industria que en los últimos años ha demostrado su papel fundamental en la economía digital y el desarrollo tecnológico de otras industrias. 

En este camino será necesario contar con el apoyo de empresas bien establecidas en el sector, y Taiwán se ha convertido en el socio potencial más solicitado por los gobiernos de muchos países. Por ejemplo Estados Unidos, China, Reino Unido o varios dentro de la Unión Europea, que están realizando ofertas y planteando beneficios fiscales y financieros para captar la atención de las empresas taiwanesas y atraerlas para que construyan fábricas dentro de sus fronteras.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador Western Digital