La industria de semiconductores muestra su apoyo a le Ley de Chips europea

  • Noticias y Actualidad

Comisión Europea

En un reciente comunicado una de las principales organizaciones que representan a la industria global de semiconductores ha mostrado su apoyo a la propuesta de Ley de Chips lanzada por la UE. Sus responsables creen que es un paso importante para fortalecer las cadenas de suministro y construir un nuevo modelo más global que permita afrontar la demanda en crecimiento de cara al futuro.

La crisis de escasez de semiconductores está haciendo reaccionar a los gobiernos de muchos países, especialmente en Occidente, que están lanzando medidas para reforzar su capacidad de producción y acabar con la difícil situación actual. Un claro ejemplo es la propuesta de la Ley de Chips que ha puesto sobre l mesa la Comisión Europea, de la mano de su presidenta, Ursula von der Leyen.

En su discurso sobre el estado de la Unión del pasado 15 de septiembre propuso la European Chips Act, como parte de las políticas de la comisión para impulsar la transformación digital de la región durante esta década, dentro del marco del plan Digital Decade. Esta iniciativa pretende fortalecer la industria europea de semiconductores, que se encuentra muy rezagada frente a los líderes asiáticos y norteamericanos, y que está perjudicando a industrias clave como la automovilística y la tecnológica.

Su propuesta ha sido aplaudida por los miembros de la organización SEMI, que representa a más de 2.400 fabricantes de chips y productos electrónicos a nivel mundial, y en un reciente comunicado sus líderes han mostrado su apoyo a esta ley. Consideran que es un paso importante para fortalecer la investigación, el desarrollo y la fabricación de semiconductores en Europa, lo que en definitiva beneficiará a la industria en su conjunto.

Ajit Manocha, presidente y director ejecutivo de SEMI, ha dicho en su comunicado que “SEMI apoya incentivos para la fabricación de semiconductores y las inversiones en la cadena de suministro, como las que se proponen para ser incluidas en la Ley Europea de Chips. La implementación transparente de tales iniciativas brinda a los participantes de la industria la oportunidad de fortalecer de manera eficiente la resistencia de la industria global de semiconductores y crear una cadena de suministro más sólida”.

Enfatiza que la crisis de escasez que se está viviendo actualmente está generando grandes retrasos en la entrega de equipos y materiales para la fabricación de chips. Y dice que “Dada la importancia vital de estos elementos para expandir la capacidad de producción de semiconductores, los incentivos deben extenderse a las inversiones en instalaciones de materiales y equipos de fabricación de semiconductores nuevos y existentes”.

Además, SEMI se hace eco de las declaraciones realizadas en su blog por Thierry Breton, Comisionado Europeo de Mercado Interior, que comenta la dependencia de Europa del ecosistema global de semiconductores. Afirma que la Ley de Chips debería garantizar la resistencia de la cadena de suministro de semiconductores en todas las áreas: diseño, producción, empaquetamiento y equipamiento. Y solicita que esta ley busque el fortalecimiento de la capacidad europea para desarrollar megafábricas capaces de producir grandes volúmenes de los chips que demanda la industria europea.

Finalmente, recomienda incluir estrategias que impulsen la ambición de Europa en la investigación y la coordinación de la producción de chips entre los estados miembros, así como proporcionar un nuevo marco para la cooperación y las asociaciones internacionales. Estas aspiraciones cuentan con el apoyo de los representantes de la industria a nivel internacional. Aunque se escuchan voces en contra de leyes como esta, asegurando que requieren inversiones inviables, la mayoría tiene un tinte interesado ya que provienen de representantes de empresas establecidas en el mercado asiático. Estas quieren proteger su supremacía en una industria que actualmente se encuentra saturada y está demasiado localizada.