Prosigue la construcción del polémico centro de datos de Microsoft en Holanda

  • Noticias y Actualidad

MIcrosoft data center

Las autoridades del distrito de Hollands Kroon, en los países bajos, han otorgado el permiso a Microsoft para que reanude las obras del centro de datos que está construyendo en la región. Pero lo hará bajo su propia responsabilidad, ya que todavía no se ha concedido el permiso final, que dependerá en gran medida del impacto ambiental y económico que podrían generar estas instalaciones a la comunidad local.

La batalla legal entre Microsoft y los ambientalistas holandeses por la construcción de un gran centro de datos en la región de Hollands Kroon parece decantarse hacia el gigante tecnológico, al menos por el momento. Recientemente, la Agencia de Medio Ambiente del Área del Canal del Mar del Norte (OD NZKG) ha emitido una “decisión de tolerancia” que permite a la empresa retomar la construcción de las instalaciones de Het Scherm, en Middenmeer.

Aunque señalan que puede hacerlo “bajo su propio riesgo”, dado que todavía no ha recibido el permiso final. Muchas voces autorizadas afirman que finalmente se lo concederán, pero todavía existe una importante oposición al proyecto, debido a varias cuestiones relacionadas con el impacto medioambiental y económico.

Por ejemplo, la empresa de servicios públicos locales, Liander, alerta de que la red eléctrica de Holanda Septentrional está alcanzando su máxima capacidad, y podría tener problemas para garantizar el suministro al centro de datos, lo que también afectaría a los habitantes de la región. Tras recibir el visto bueno de los responsables de medio ambiente, esta compañía constituye el primer bloque de la oposición, pero hay otras voces en contra que presionan para que no se conceda el permiso.

Por su parte, Microsoft celebra esta decisión preliminar, que le permitirá seguir creciendo para satisfacer la demanda en crecimiento de los Países Bajos. Ya cuenta con otras instalaciones de centros de datos en el país, y concretamente en la misma región, pero considera que debe incrementar su huella para satisfacer la demanda de servicios tecnológicos y de la nube en el país.

Por su parte, las autoridades han reconocido que la documentación presentada por la compañía sobre el impacto ambiental de la construcción parece tener lo necesario para que se le otorgue el permiso final. Esto se ha logrado después de implementar cambios sobre el plan original, que en su momento generó mucha oposición por cuestiones como el consumo energético y de agua. Y también por la utilización de tanto suelo para el uso industrial, en una zona que ya tiene dificultades para encontrar terrenos para su principal actividad económica, que es la agricultura.