Holanda se enfrenta a nuevos problemas para seguir construyendo centros de datos

  • Noticias y Actualidad

datacenter hiperescala

Las autoridades del municipio holandés de Hollands Kroon están preocupadas porque la llegada de nuevos proyectos de centros de datos a la región puede tener graves consecuencias en su economía local. Tras plantear los problemas de espacio disponible, ahora afirman que los requisitos de las grandes instalaciones existentes y en construcción podrían poner en riesgo el suministro de agua potable.

Holanda está tratando de que la industria de centros de datos pueda expandirse de forma sostenible en el país, pero adolece de un problema muy importante, que es el poco espacio disponible para construir nuevas instalaciones. Mientras el volumen de datos no para de crecer y la transformación digital de las organizaciones impulsa el sector datacener en toda Europa, la principal ubicación de centros de datos del país (Ámsterdam) sigue teniendo dificultades para expandirse.

Por ello, importantes empresas como Microsoft y Google han construido grandes instalaciones en el municipio de Hollands Kroon, situado al norte del país, en una zona tradicionalmente vinculada a la agricultura. No solo eso, sino que Microsoft se ha propuesto ampliar su infraestructura en la zona, en un proyecto que ha recibido importantes críticas por parte de algunas agrupaciones locales.

El principal argumento que esgrimían para oponerse a este y otros proyectos que se han propuesto era que la región necesita todo el terreno disponible para sostener su agricultura. Pero al adquirir parcelas tradicionalmente agrarias para construir campus de centros de datos, la economía local podría verse seriamente afectada. Ahora, una serie de documentos internos de la administración de Hollands Kroon revela que el mayor problema podría ser el elevado consumo de agua de los centros de datos para sus sistemas de enfriamiento.

En opinión de los expertos, bajo determinadas condiciones meteorológicas este gran consumo podría ocasionar escasez en la red de agua de la región, afectando directamente a la agricultura. Según indican estos datos, los dos centros de datos que Microsoft y Google ya tienen en funcionamiento en la zona consumen aproximadamente 525 metros cúbicos de agua potable por hora, lo que se traduce en 4,6 millones de metros cúbicos al año. Esta cifra se encuentra dentro de los límites asumibles por la red hídrica de la zona, pero si se abren los cinco centros de datos que se han planificado harían falta otros 10 millones de metros cúbicos al año, lo que sí pone en riesgo el suministro de agua para los hogares y para la agricultura.

Según los documentos revelados ahora, durante un seminario celebrado el pasado mes de noviembre, los funcionarios de la administración regional temen que “durante condiciones climáticas extremas, puede ocurrir una escasez de agua dulce en Holanda Septentrional”. Además, expresan más preocupaciones por los productos químicos empleados para matar las bacterias y prevenir la aparición de cal en las conducciones de agua de los centros de datos, ya que no hay un registro de qué químicos se están usando ni, por lo tanto, de sus posibles consecuencias para el medio ambiente.

Según ha comentado al medio De Telegraaf el profesor Michael de Vries, miembro de la administración pública, quien asistió a este seminario, estas informaciones son muy preocupantes, y cree que se debería endurecer la regulación sobre la actividad de los centros de datos. Explica que “los permisos ahora se emiten con los ojos cerrados, sin que el gobierno se pregunte si se deberían imponer requisitos adicionales. Incluso está escrito que una vez construidos los centros de datos no se pueden establecer nuevos requisitos. Entonces, una vez que están allí, pueden consumir agua y descargar agua contaminada tanto como quieran”.

Por su parte, el ministro CoraVan Nieuwenhuizen ha dicho que esta noticia es muy alarmante, e insta a los funcionarios locales a aclarar esta situación. Ha dicho que desde el gobierno se asegurarán de que el suministro de agua no está en peligro, pero esto choca con los planes de la política local, que hasta ahora no se había pronunciado públicamente sobre la cuestión, a pesar de que contaban con información muy preocupante que podría haber tumbado alguno de estos proyectos de centros de datos.

Fuentes de la administración local afirman que estos datos no se habían hecho públicos por ser estudios basados en una muestra muy pequeña, lo que impide extraer conclusiones bien fundamentadas. Por ejemplo, Cees Loggen, diputado de planificación espacial de la provincia de Noord-Holland, ha dicho que quieren “tener una buena idea del consumo de agua por parte de los usuarios del agua, como los centros de datos, y cuál es el impacto en el agua superficial, en combinación con los veranos más largos y cálidos y el mayor consumo de agua”.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecologías son las más adecuadas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar las páginas de nuestros colaboradores NetApp y Synology