Nueva propuesta para construir centros de datos en depuradoras de agua de EEUU

  • Noticias y Actualidad

Tomorrow Water Datacenter

La firma surcoreana Tomorrow Water ha dado un paso más en proyecto para construir centros de datos en las plantas de tratamiento de aguas residuales, esta vez enfocándose en Estados Unidos. Con su iniciativa Co-Flow pretende abordar este mercado potencial, y afirma que se podrían construir hasta 1.500 centros de datos en estas instalaciones, y ha solicitado una patente que valide su tecnología.

La idea de Tomorrow Water es aprovechar el flujo de agua que se mueve en las plantas de tratamiento de aguas residuales para enfriar los equipos informáticos de centros de datos, y lleva años trabajando para materializarla en su país de origen, Corea del Sur. Ahora, ha lanzado su iniciativa Co-Flow, que tiene como objetivo abordar el gran mercado potencial de Estados Unidos, y ha publicado un informe en el que asegura que se podrían construir entre 900 y 1.500 instalaciones de este tipo para el año 2032.

Esto podría hacerse en las instalaciones de recuperación de recursos hídricos (WRRF) que tienen una capacidad de procesamiento de más de 10 millones de galones al día, en las que se sustituirían los grandes tanques de sedimentación tradicionales un sistema de biofiltración más pequeño, dejando espacio físico para la instalación de los centros de datos. Estos se beneficiarían del flujo de agua para enfriar los equipos, reduciendo el consumo de uno de los sistemas que más energía necesitan.

Para demostrar las posibilidades de su ida ponen como ejemplo la planta WRRF que tiene la compañía BKT en la localidad surcoreana de Jungnang, donde se utilizan los sistemas de biofiltración BBF Proteus de Tomorrow Water. Allí están empleando la tierra recuperada a las instalaciones para construir un museo y un parque, pero ahora están centrándose de lleno en aprovechar estos espacios para construir centros de datos más eficientes, que contribuyan a satisfacer la creciente demanda de almacenamiento y cómputo.

El CEO de la compañía, EF Kim, explica que “i el WRRF se actualiza con BBF Proteus, se puede liberar una cantidad significativa de espacio físico para otros usos beneficiosos. Creemos que el enfoque ideal debería ser centrarse inicialmente en reemplazar los enormes clarificadores para generar espacio para un centro de datos. Más del 90% de las plantas de tratamiento de aguas residuales del mundo tienen clarificadores primarios tradicionales, que sedimentan el afluente por gravedad en dos o tres horas. Por el contrario, los sistemas avanzados de tratamiento primario BBF Proteus hacen el mismo trabajo en menos de 30 minutos, de ahí la huella más pequeña”.

Además, su sistema genera biogás a partir de la descomposición de residuos en reactores biológicos, que se puede aprovechar para generar electricidad localmente, reduciendo las necesidades energéticas de la propia planta y del centro de datos. Kim dice que “a medida que nuestra sociedad avanza hacia la transformación digital, la demanda de procesamiento de datos se vuelve crucial en todos los aspectos, lo que requiere más centros de datos cerca de áreas urbanas densamente pobladas”.

Afirma que “estos centros de datos normalmente consumirán más energía fósil, lo que agravaría la situación de calentamiento global que ya está empeorando”. Destaca que con este modelo de centros de datos se puede reducir el consumo eléctrico general de la industria. Y, además, pone en valor que su tecnología “desviará más sólidos primarios de aguas residuales hacia la producción de biogás, generando más energía renovable, al tiempo que se reduce el consumo de energía de aireación en la etapa de tratamiento secundario de aguas residuales”.