Continúa el proyecto irlandés para construir un datacenter en una planta de gas natural

  • Noticias y Actualidad

Centro de datos BigTec

La iniciativa que pretende aprovechar la energía generada en una planta de gas natural en Irlanda para alimentar un campus de centros de datos tiene una nueva oportunidad para defender su proyecto. Aunque se enfrenta de nuevo a una fuerte oposición por parte de los ambientalistas y ciertos grupos de presión que no quieren aceptar en el país el uso de gas proveniente de facturación hidráulica.

La compañía Shannon LNG pretende construir una planta de conversión de gas natural licuado en el condado de Kerry (Irlanda), en la que crearía un campus de centro de datos que aprovecharía esta energía para alimentar los equipos. Pero desde que anunció su proyecto se ha encontrado con una fuerte oposición, ya que muchas voces en el país rechazan el uso de gas con el que trabaja esta compañía, que proviene de explotaciones de fracturación hidráulica en Norteamérica. 

Para sacar adelante este proyecto la empresa todavía necesita obtener el permiso de planificación de la construcción y, aunque parecía haberse paralizado el proceso, se acaba de anunciar que tendrá una nueva oportunidad para defender su propuesta. Uno de los argumentos que está utilizando la compañía es que podrá alimentar hasta 8 centros de datos en ese futuro campus, pero no parece convencer a todas las partes implicadas en su aprobación.

Según han dado a conocer a través de varios comunicados, Shannon LNG solicitará un permiso a An Bord Pleanála para construir su planta, que tendrá un coste de 650 millones de euros y podría generar 400 puestos de trabajo. Este gran desembolso se une a la creciente necesidad de nuevos centros de datos en el país, aunque un grupo de expertos afirma que la demanda se mantiene casi plana, y que en caso de aumentar hay otros actores de la industria datacenter que están trabajando para ampliar su capacidad, por lo que este proyecto no sería necesario.

Otro de los argumentos a favor de la construcción de esta nueva planta es el aumento de la demanda energética en Irlanda, pero los objetivos medioambientales del país son alcanzar el 70% de energías renovables para el año 2027, y estas instalaciones van precisamente en sentido contrario, al basarse en una fuente de energía proveniente de combustibles fósiles. El Ministro de Medio Ambiente del país, Eamon Ryan, ha dicho qe no se construirá una nueva planta de gas natural licuado, pero el hecho de que se haya concedido otra oportunidad para defender el proyecto suscita dudas sobre la fuerza real de esta afirmación.