Las ventas de sistemas de almacenamiento externo siguen creciendo en EMEA

  • Noticias y Actualidad

servidor_almacenamiento_1

El segundo trimestre de 2021 se ha cerrado finalmente con un aumento del 3,3% en las ventas de sistemas de almacenamiento externo, que refleja la recuperación del gasto empresarial en TI. En este tiempo el segmento All Flash ha crecido notablemente más que el resto, siguiendo la tendencia hacia el almacenamiento de estado sólido que en los últimos años ha ido desplazando a las matrices solo HDD.

La relativa normalidad que se ha alcanzado a lo largo del año está motivando un nuevo optimismo en la economía y las empresas están invirtiendo de nuevo en tecnología para sus centros de datos. Esto se ha visto reflejado en el mercado de sistemas de almacenamiento externo, cuyas ventas han aumentado un 3,3% en el segundo trimestre de 2021. Esta cifra representa crecimiento del mercado en dólares, pero expresado en euros la subida es de un 5,5%, según el último informe del rastreador trimestral de IDC para este mercado.

En este tiempo el crecimiento de Europa Occidental ha sido algo más tímido que en el resto de EMEA, siendo de un 2,1%, frente al 6,3% de CEMA. Además, los expertos destacan especialmente el buen comportamiento del segmento All Flash (AFA), que ha visto un crecimiento interanual del 7,8% en los envíos, representando casi el 45% del total. Mientras tanto, el segmento de sistemas híbridos (HFA) aumentó sus envíos un 2,2%, representando el 37% del total, y las matrices solo HDD vieron un descenso del 4,4% en los envíos, que se debió a la caída general de ventas de sistemas PBBA.

En palabras de Silvia Cosso, directora asociada de investigación de sistemas de almacenamiento, en IDC Western Europe, “con planes de contingencia para garantizar que la continuidad del negocio ya no sea la prioridad en la mayoría de las economías de EMEA, las empresas están reorientando las inversiones en infraestructura para cumplir con los crecientes requisitos de escalabilidad, acceso a datos en tiempo real y la capacidad de admitir implementaciones de borde a nube”.  Por ello, explica que en los centros de datos europeos está aumentando la presencia de sistemas NVMe, flash, hiperconvergentes y arquitecturas definidas por software, siguiendo la tendencia hacia la adopción de modelos de consumo basados en OPEX.

En el caso concreto de Europa Occidental, el valor del mercado aumentó un 2,1% en dólares, aunque expresado en euros supone un descenso del 6,7%. Destaca el caso de Alemania, cuya economía está mostrando una recuperación más acelerada que otros países de la región. En el lado opuesto se encuentra el Reino Unido, que está acusando las consecuencias de la incertidumbre que se generó a causa del Brexit y de la pandemia, además de un tipo de cambio desfavorable. También es reseñable el aumento de casi el 10% en las ventas del segmento AFA y el buen comportamiento del segmento de sistemas hiperconvergentes, a pesar de su moderación frente al primer trimestre.

En Europa Central y Oriental, Oriente Medio y África (CEMA) el mercado de sistemas de almacenamiento externo incrementó su valor en un 6,3% interanual hasta 529,9 millones de dólares, aunque hubo diferencias importantes entre las dos subregiones que lo componen. En Europa Central y del Este las ventas aumentaron a una tasa de dos dígitos, mientras que en Medio Oriente y África descendieron. En IDC destacan el notable crecimiento de los sistemas de almacenamiento HDD tradicionales en el mercado de Europa central y Oriental, donde las ventas crecieron en general a dos dígitos. Por su parte, las empresas de MEA aumentaron su inversión en sistemas HCI y PBBA, pero no lograron compensar la caída general.

En términos generales, las ventas de AFA incrementaron su valor un 3,3% en CEMA, sobre todo por el gasto en la parte europea, pero el mayor crecimiento se produjo e el segmento HFA (12,2%), muy presente en las categorías de backup y HCI. Marina Kostova, gerente de investigación de sistemas de almacenamiento de IDC CEMA, comenta que “si bien la recuperación en MEA de hecho se trasladó a la segunda mitad de 2021 y el gasto giró en torno a cargas de trabajo más críticas”.

Y explica que “las inversiones en Europa central y oriental se reanudaron más rápido debido a la mejora del clima empresarial y la recuperación económica. Las cargas de trabajo relacionadas con Edge que se centran en AI, IoT y AR/VR recuperaron su potencial y las inversiones en tecnologías all-flash se aceleraron”.