Francia incluye un centro de datos en su proyecto energético Horizeo

  • Noticias y Actualidad

datacenter - hyperscaler

La estrategia de transición energética de Francia se está materializando a través de proyectos como Horizeo, con el que dos compañías pretenden construir una instalación con capacidad de 1 gigavatio en la localidad de Saucats. Sus planes incluyen la instalación de un parque solar, generadores de hidrógeno verde, sistemas de almacenamiento de energía y, además, un moderno centro de datos.

Francia quiere acelerar el proceso de transición energética hacia fuentes renovables y no contaminantes, con la colaboración entre instituciones públicas y empresas de la industria. Fruto de ello han lanzado el proyecto Horizeo, con las compañías Engie y Neoen, que el pasado mes de enero publicaron sus planes para crear una novedosa central de energía en la localidad de Saucrats, en Gironde, perteneciente a la región de Nouvell-Aquitaine. Este proyecto contempla la construcción de una central con capacidad para generar hasta 1 gigavatio de potencia, que ocupará una extensión de 1.000 hectáreas y tendrá un coste de 1.000 millones de euros.

En líneas generales, estas instalaciones se basarán en generadores solares, pero también se utilizarán para la producción de hidrógeno verde, mediante un electrolizador de 10 megavatios. Además, sus diseñadores afirman que contará con un sistema de almacenamiento de energía y con un centro de datos. En su comunicado explicaron que el parque solar tendría un coste de unos 650 millones de euros y, si se cumple la hoja de ruta prevista, su construcción comenzaría en 2022 y empezaría a funcionar en 2024. Por el momento las autoridades han abierto un plazo de consulta pública que durará desde el próximo 9 de septiembre hasta el 9 de enero de 2022, en el que recabarán opiniones y valorarán la viabilidad del proyecto.

Pero el proyecto tiene muchas posibilidades de éxito, ya que aborda directamente algunos de los retos que enfrenta la industria de energía solar, que se ve afectada por las fluctuaciones del clima. Dado que no siempre es posible generar un flujo energético constante mediante los generadores solares, los creadores de este proyecto van a centrar sus esfuerzos en desarrollar e implementar sistemas para utilizar, convertir y almacenar energía a nivel local. Y planean poder cubrir el consumo anual de más de 600.000 ciudadanos franceses, siguiendo un plan alineado con los objetivos de transición energética del país.

Además, han anunciado sus planes para destinar el 20% de la inversión del proyecto a la construcción de un centro de datos que se alimentará parcialmente de la energía solar generada en las instalaciones. Y quieren desarrollar una infraestructura agrivoltaica, una ida que se basa en plantar cultivos tolerantes a la sombra bajo los paneles solares, o en invernaderos construidos bajo ellos, de forma que el terreno se aprovecharía también para fines agrícolas.