Redes inteligentes para administrar la energía en los centros de datos

  • Noticias y Actualidad

Centro de datos

El consumo de energía en los centros de datos influye decisivamente en el coste y en el impacto ambiental de las operaciones, y la industria está buscando formas de reducirlo. Para ello, ha surgido una nueva generación de tecnologías que permiten construir redes de energía inteligentes que controlan automáticamente el suministro a los equipos y sistemas auxiliares, y los fabricantes de sistemas de almacenamiento de energía y UPS están modernizando sus productos para adaptarlos a estos escenarios.

La industria de centros de datos está buscando formas de mejorar su eficiencia energética para reducir sus costes y el impacto ambiental de sus operaciones. Esto está estimulando la contratación de suministro de energías renovables, pero los operadores también están estudiando el uso de nuevas tecnologías que permitan mejorar la gestión de energía y reducir el consumo general de las instalaciones.

Tradicionalmente se utilizan Sistemas de Alimentación Ininterrumpida (UPS o SAI, en español), que minimizan el impacto de un corte en el suministro eléctrico proveniente del exterior. Estos integran sistemas de almacenamiento de energía por batería (BESS) que se activan ante un corte o fluctuación excesiva en el flujo de corriente, y en muchos casos sistemas redundantes para garantizar la máxima fiabilidad y disponibilidad de servicio en los centros de datos. Además, muchos operadores contratan servicios de varios proveedores de energía, para ofrecer las máximas garantías a los clientes.

Todo este sobredimensionamiento genera consumos de energía excesivos y en muchos casos inútiles, lo que genera un mayor coste de operación e incrementa la huella de carbono de los centros de datos. Estos enfoques tradicionales están mostrándose inadecuados para equilibrar los objetivos de negocio con los compromisos medioambientales de la industria, cada vez más ambiciosos, por lo que están surgiendo nuevos conceptos que prometen grandes mejoras en eficiencia.

El más revolucionario es la construcción de una red de energía inteligente en las instalaciones, que integra todos los dispositivos vinculados al suministro y el consumo eléctrico, monitorizando y regulando constantemente los flujos de energía para aprovecharla al máximo. Esto implica que los sistemas UPS deben ser capaces de interactuar con la red energética y el resto de sistemas asociados, contribuyendo a esta gestión de energía. Todos estos dispositivos generan información sobre la disponibilidad y el nivel de energía que necesitan, que es aprovechada para comprender mejor los requisitos de las cargas de trabajo y para proporcionar lo necesario en cada caso.

Mediante los sistemas de gestión inteligente de energía que recogen estos datos se puede optimizar al máximo el suministro, el uso de los sistemas UPS y de las propias baterías que utilizan. Esto requiere una nueva generación de dispositivos de alimentación y almacenamiento energético, y algunos de los principales fabricantes de la industria están trabajando para dotar a sus productos de estas capacidades. Los expertos creen que esto les proporcionará grandes beneficios, gracias a la corriente de sostenibilidad que se está expandiendo en el sector datacenter.

Un artículo recientemente publicado por la firma de investigación Omdia recoge las tendencias que se están produciendo en el campo de la alimentación de energía para centros de datos, y revela que el mercado de las tecnologías de UPS y baterías compatibles con la gestión inteligente de energía está creciendo. Esto acompaña al desarrollo del concepto de grid energética inteligente, que establece un canal de información bidireccional que va desde los proveedores de energía al usuario final.

Para integrarse en una red inteligente e interactiva tan amplia los centros de datos están invirtiendo en nuevos UPS y baterías inteligentes, sistemas de monitorización y automatización de la gestión energética, una tendencia hacia los recursos de energía distribuidos que va a propagarse en los próximos años, especialmente en las grandes instalaciones. Los UPS dotados de estas capacidades interactivas y compatibles con redes de energía inteligentes se denominan UPS como reserva (UPSaaR), aunque los expertos se refieren comúnmente a ellos como UPS listos para redes inteligentes.

Desde Omdia destacan el papel de fabricantes como Schneider Electric, Vertiv e Eaton, que ya ofrecen este tipo de equipos, y que están muy involucrados en las nuevas tecnologías de gestión inteligente de centros de datos, como los sistemas DCIM que integran capacidades de monitorización y gestión inteligente de las instalaciones. En los próximos años va a crecer el mercado de estos sistemas, y también de los UPS y BESS listos para redes inteligentes, a medida que los centros de datos persigan una mayor eficiencia energética y la integración con las redes de suministro inteligentes.