Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La energía solar sigue proliferando en la industria americana de centros de datos

  • Noticias y Actualidad

eletricidad_energia

Estados Unidos es la principal potencia mundial de la industria de centros de datos, pero su sector energético emplea sobre todo combustibles fósiles, lo que está poniendo trabas al cambio de modelo hacia el consumo de renovables. Pero algunas empresas importantes de la industria están siguiendo la tendencia hacia la ecología, como es el caso de Google, que acaba de anunciar que sus instalaciones de Nevada estarán alimentadas por una planta solar a partir de 2023.

Este anuncio arroja un rayo de luz en la industria de centros de datos norteamericana, un país que no solo es de los principales consumidores de emergía del mundo, sino que basa su modelo energético en las fuentes de energía basadas en combustibles fósiles. Por un lado, las empresas de la industria datacenter quieren cambiar a las energías renovables pero, por otro, el gobierno y los lobbies del sector energético están empleando todo tipo de tácticas para boicotear las iniciativas para cambiar el modelo.

Un ejemplo de ello es la política implantada en North Virginia, donde los precios de las energías renovables se han puesto por las nubes artificialmente para que las empresas de centros de datos opten por los proveedores tradicionales. Frente a estas maniobras otras empresas han decidido tomar partido e invertir en sus propias instalaciones o en acuerdos particulares para que sus centros de datos estén alimentados por energías renovables.

Una de estas empresas es Google, cuya envergadura e influencia le permite llevar a cabo sus propias estrategias sin depender de otras compañías. En este sentido, acaba de anunciar un plan para la construcción de una estación generadora de energía solar que alimentará su centro de datos instalado cerca de Henderson, en el estado de Nevada. Esta central constará alrededor de 1.000 millones de dólares y se encargará de proporcionar energía a NV Energy, la empresa de servicios públicos más grande del estado, que dará energía al centro de datos que Google quiere construir en la zona.

Se espera que esta nueva granja solar logre generar hasta 690 Megavatios cuando se complete su construcción, en principio a lo largo de 2023. La información publicada destaca, además, que las instalaciones contarán con un sistema de almacenamiento de energía basado en baterías de iones de litio, con una capacidad de hasta 380 Megavatios, ofreciendo garantías adicionales frente a posibles cortes en el suministro.

Aunque, mientras se construye esta nueva central en los próximos años, Google pretende abrir su centro de datos a lo largo de este año, por lo que estará alimentado por energía “convencional” durante algún tiempo. Estas instalaciones ocuparán un total de 70.000 metros cuadrados y costarán alrededor de 600 millones de dólares, aunque la compañía ha logrado obtener ventajas fiscales por valor de 25.2 millones de dólares.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas para las empresas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador HPE.