Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Las empresas de la nube quieren ser ecológicas, pero usan estrategias dudosas

  • Noticias y Actualidad

economia circular sostenibilidad

Grandes compañías de servicios en la nube, como Amazon, se jactan de que pronto van a convertirse en empresas sin emisiones de carbono, pero para lograrlo tienen un largo camino por delante. Actualmente, sus estrategias se basan en compras de energía renovable, más que en construir infraestructuras más eficientes o diseñadas para ser verdaderamente ecológicas.

La tendencia hacia la ecología se está extendiendo entre las grandes compañías de la nube, como Amazon o Google, que últimamente están anunciando que van a alcanzar los objetivos de cero emisiones más rápido de lo previsto por sus anteriores hojas de ruta. Una de las últimas ha sido Amazon, que afirma que será una empresa neutral en carbono para 2040. También dice que para 2024 el 80% de las necesidades de electricidad de sus operaciones de comercio minorista y de sus centros de datos estarán abastecidas por energías renovables.

Como esta empresa, otras se jactan de que lograrán cumplir con lo que piden los acuerdos internacionales sobre ecología y cambio climático antes de lo previsto. Pero la realidad es que estas aspiraciones se sustentan en estrategias que no son netamente ecológicas. Porque la mayoría de las cuentas de impacto ambiental se basan en la compra de energía cuyo origen son fuentes renovables, y no en que las instalaciones sean ecológicas en sí, y tratan de compensar la contaminación que generan de forma directa e indirecta con la compra de tanta energía como consumen en sus instalaciones.

Por otro lado, están aplicando políticas de índole medioambiental para reforzar su imagen de empresas ecológicas, como reforestaciones o inversiones en tecnologías “verdes” de otros ámbitos. Pero a pesar de ello las empresas de la nube están intrínsecamente vinculadas a otras industrias con gran impacto ambiental, como la tecnológica, y queda mucho camino que recorrer hasta que se puedan considerar empresas libres de carbono o verdaderamente ecológicas.

Por ello, desde organizaciones como Greenpeace quieren poner el foco en que los gigantes de la nube, especialmente Amazon, están empleando tácticas dudosas para hacer pensar al mundo que son ecológicos, cuando en realidad tienen una fuerte vinculación con las fuentes de energía más contaminantes, como el petróleo o el carbón. Por ello recalcan que estas empresas no son realmente tan ecológicas como afirman, y quieren presionarlas para que adopten estrategias de verdadero compromiso con el cambio climático.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas para las empresas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador HPE.