Preparan la construcción de un nuevo cable submarino en Asia Pacífico

  • Noticias y Actualidad

Cable_Google_Grace-Hopper_1

Los gigantes tecnológicos Google y Facebook han presentado un nuevo proyecto para construir un cable submarino que conectará Singapur y Japón, con ramificaciones a otros países de Asia Pacífico. Este cable de 12.000 kilómetros se llamará Apricot y estará operativo para 2024, proporcionando un enlace de alta velocidad y baja latencia entre varios puntos estratégicos de la región.

Las empresas y los gobiernos de Asia Pacífico se encuentran en las primeras etapas de la transformación digital, y la demanda de los centros de datos, la nube y los servicios de interconexión va a crecer rápidamente en la próxima década. Ante este potencial de crecimiento Google y Facebook se han embarcado en diferentes proyectos para mejorar las redes de datos y poder expandir sus operaciones en la región. El último es un nuevo cable submarino que enlazará Singapur y Japón, con enlaces a Indonesia, Filipinas, Taiwán y Guam.

Este cable recibe el nombre de Apricot, tendrá una longitud estimada en 12.000 kilómetros, su diseño contempla una velocidad inicial de más de 190 Tbps y se espera que comience a funcionar a lo largo de 2024. A partir de entonces proporcionará un enlace de alta velocidad que complementará a la capacidad que brindarán otros cables que se están construyendo en la zona, como Echo, en el que Facebook también participa y que estará operativo a partir de 2023, o BiFrost, promovido por Google y Facebook.

Como en otros proyectos de los gigantes de la nube y las redes sociales, el principal objetivo de Google y Facebook es lograr un mayor grado de resistencia para sus servicios digitales. Pero también se utilizará para proporcionar servicios de interconexión a otras empresas, que se beneficiarán de la existencia de varias líneas complementarias entre estos países.

Bikash Koley, vicepresidente y director de redes globales en Google Cloud, ha comentado en su anuncio que juntos, estos cables “proporcionarán a las empresas y startups en Asia una latencia más baja, más ancho de banda y una mayor resistencia en su conectividad entre el sudeste asiático, el norte de Asia y los Estados Unidos”. Queda por resolver la posible instalación de estaciones de aterrizaje en Malasia, uno de los países a los que se están trasladando muchas empresas y fábricas que operaban en China. Pero, aunque Google ha recibido una aprobación provisional para construir estas instalaciones, por ahora no se ha confirmado si finalmente llevará sus cables hasta el país.