Dudas sobre los nuevos planes para impulsar la industria de semiconductores

  • Noticias y Actualidad

Toshiba_WDC_Fabrica_Memoria_1

Uno de los gurús de la industria taiwanesa de semiconductores ha advertido que los planes de Europa, Estados Unidos, China y Japón para impulsar la fabricación de semiconductores podrían fallar. Afirma que, a pesar de las fuertes inversiones proyectadas, estas iniciativas podrían dar como resultado un sistema costoso e inviable, y habría que reevaluar las estrategias en curso.

Durante la pasada conferencia del foro Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), el fundador del gigante de la fundición TSMC, Morris Chang, ha advertido sobre los riesgos que conllevan los planes de impulso de la industria de semiconductores que se han lanzado en Estados Unidos, Europa, China y Japón, entre otros países. Afirma que, a pesar de las grandes inversiones públicas y privadas que se están preparando, los esfuerzos de estos países podrían fracasar. En su opinión, crear una industria de estas características conlleva enormes costes y una adecuada planificación, y considera que esto no se está haciendo correctamente.

Como explican en el medio Nikkei, que se ha hecho eco de estas declaraciones, Chang cree que estos planes podrían resultar en un sistema costoso e inviable. Explica que “lo que puede suceder es que, después de que se hayan gastado cientos de miles de millones y muchos años, el resultado seguirá siendo una cadena de suministro no del todo autosuficiente y de alto costo”.

Por su parte, las autoridades de estos países han lanzado estos planes de estímulo para responder a la grave crisis de semiconductores que está lastrando el crecimiento de importantes industrias que son motores económicos clave, como el sector automovilístico y la industria manufacturera moderna. En el caso de China, además, es una cuestión de independencia de competidores comerciales como Estados Unidos, que están minando sus esfuerzos para avanzar en la fabricación de tecnologías modernas.

Chang explicó a los miembros del foro APEC que sí es importante que los chips vinculados a la seguridad nacional se fabriquen dentro de cada país, pero que esto no se aplica al mercado civil. Y afirma que lo mejor es contar con una cadena de suministro basada en el libre comercio, que ha sido el motor de desarrollo de las tecnologías de semiconductores durante décadas. En su opinión, “sería muy poco práctico intentar retroceder el reloj. Si se intenta, el costo aumentará y el avance de la tecnología podría ralentizarse”.

Aunque esta es la opinión de uno de los impulsores de la fabricación de semiconductores en Taiwán y, aunque se retiró de la compañía TSMC en 2018, para muchos podría tratares de una opinión interesada. Mientras voces como esta se alzan para pedir un replanteamiento de las estrategias de estímulo de la industria fuera de los países donde más fuerza tiene, las empresas estadounidenses, japonesas, chinas y de otras regiones están apostando por desarrollar su propia capacidad de fundición de chips.

Ejemplo de ello son los cambios de planteamiento que se han extendido entre empresas como Intel, que está diseñando nuevos planes para expandir su capacidad de producción, incluso pensando en fabricar para terceros. El objetivo del CEO actual de Intel, Pat Gelsinger, es incrementar su participación en la industria global del 10% actual al 30% en los próximos 10 años.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecologías son las más adecuadas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar las páginas de nuestro colaborador NetApp.