Crecimiento acelerado del mercado de circuitos integrados

  • Noticias y Actualidad

semiconductores

Tras la caída experimentada en 2019 y el lento crecimiento que se alcanzó en 2020, los envíos de circuitos integrados aumentarán con fuerza en 2021, aunque en los próximos años se moderará este crecimiento. En este tiempo las categorías principales como la memoria seguirán liderando el mercado, pero las nuevas tecnologías que están surgiendo en otros campos irán restándoles cuota de mercado.

La industria de circuitos integrados está en plena crisis de abastecimiento, a causa del gran crecimiento de demanda de los clientes tradicionales y de otras industrias que están digitalizando sus productos y sus propias empresas. En 2019 las los envíos de chips se redujeron un 6% interanual, y el año pasado las cifras volvieron a crecer un 8%. Pero la recuperación del rumbo anterior a la crisis se está produciendo este año, cuando se ha reactivado el mercado animado por él retorno de la actividad económica.

Según las últimas cifras de los expertos de IC Insights, actualizadas a mediados de año, se prevé que en 2021 los envíos de circuitos integrados aumentarán en general un 21%, alcanzando un total aproximado de 391.200 millones de unidades. Este será el mayor incremento que ha visto la industria desde el año 2010, cuando se produjo otro boom. Además, prevén que las ventas crecerán en volumen a una CAGR del 11% entre 2020 y 2025, superando en 5 puntos porcentuales la tasa registrada en los cinco años anteriores. Aunque puntualizan que, ignorando los puntos de crecimiento anormalmente altos o bajos, este índice podría ser de entre el 7% y el 8% a más largo plazo.

Aunque en estos próximos cinco años pueden pasar muchas cosas, ya que actualmente el mercado se encuentra en una posición complicada por la escasez de chips, y los flujos de oferta y demanda no están siguiendo los patrones establecidos en el sector. Por un lado, las tecnologías tradicionales de procesadores están evolucionando más despacio de lo normal, dejando espacio para que surjan nuevos enfoques.

Por otro, el segmento de la memoria está recuperando niveles de precio más ventajosos para los proveedores, tras una prolongada etapa de depreciación. Y mientras tanto están surgiendo nuevas categorías de infraestructura informática para las que se están creando nuevos tipos de memoria emergente, que configurarán categorías propias, enfocándose en la computación de alto rendimiento, la inteligencia artificial y otros campos en desarrollo.

Además, los nuevos conceptos de dispositivos conectados, vehículos autónomos y otras tecnologías emergentes están impulsando la creación de nuevos conceptos de tecnologías de semiconductores como sensores, memoria computacional o chips de comunicaciones, que seguirán ejerciendo presión en la industria, que deberá reacomodar su capacidad de producción para satisfacer la demanda de estos componentes, en detrimento de otras categorías. Aunque muchos de estos factores estarán condicionados por la capacidad de la industria para ampliar el número de fundiciones y fábricas de semiconductores a medio plazo.