Los brotes de COVID en Taiwán y Malasia ponen en riesgo la disponibilidad de chips

  • Noticias y Actualidad

Intel-Chip-Semiconductor

En las últimas semanas se están produciendo nuevos brotes de COVID-19 en algunas fábricas importantes de semiconductores y equipos informáticos de Taiwán y Malasia. Los expertos prevén que, como consecuencia, se van a producir ciertos retrasos en los planes de producción de ciertos componentes clave para la fabricación de servidores y otros equipos de los centros de datos, y también de ordenadores portátiles.

La industria de semiconductores de Taiwán y Malasia está experimentando problemas a causa de nuevos brotes de COVID 19 en algunas de sus fábricas. Hasta ahora han afectado más a fabricantes como KYEC, PSMC, Greatek, Accton o Foxsemicon (asociada a Foxconn), entre otros. Esto está obligando a los fabricantes a adoptar medidas más severas para proteger a sus empleados, lo que según los expertos podría acabar afectando al suministro de chips por parte de estas firmas tecnológicas, y a los clientes que fabrican equipos informáticos empleando sus productos.

Algunas de ellas tienen bastante peso en el mercado de placas base y otros componentes para equipos informáticos como los servidores, los ordenadores portátiles y los dispositivos de almacenamiento, lo que está haciendo saltar las alarmas en estos países y entre sus clientes, que incluyen algunas de las principales marcas de equipos para centros de datos y para la informática personal.

A esto se suma el grave problema de escasez que se vive actualmente en la industria de semiconductores, que podría agravarse al tener estas fábricas a menos rendimiento del necesario para cumplir con los pedidos. Por ahora, la industria de memoria DRAM y NAND Flash no está viéndose afectada seriamente, ya que la mayoría de estos chips se fabrican en países como Corea del Sur o China. Pero estos segmentos sí podrían sufrir escasez de otros componentes fundamentales como PCB, controladores y otros chips necesarios para fabricar discos duros y módulos de memoria.

Aunque algunas de las empresas afectadas hasta el momento afirman que los contagios no se están produciendo en las áreas de producción, como es el caso de PSMC, se está extendiendo un clima de preocupación por la posibilidad de que los procesos de fabricación se ralenticen a consecuencia de las medidas de prevención y control de la enfermedad en las instalaciones en su conjunto.

Esto ya está sucediendo en firmas como KYEC, que suministra componentes a grandes firmas como TSMC o Mediatek, donde ya se han contabilizado varios cientos de infectados. Esto ha obligado a la empresa a frenar el ritmo, con previsiones de reducir su capacidad de producción para la segunda mitad de 2021. Por su parte, Foxsemicon ha tenido que paralizar una de sus fábricas para desinfectarla y está realizando controles para detectar infecciones, lo que también afecta al rendimiento. Aunque los expertos afirman que, salvo casos puntuales como estos, los mayores problemas afectarán a las firmas más pequeñas, y los grandes clientes buscarán alternativas para seguir cumpliendo los plazos.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecologías son las más adecuadas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar las páginas de nuestros colaboradores NetApp y Synology