Proyectan un nuevo centro de datos para respaldar el modelo energético danés

  • Noticias y Actualidad

Isla flotante Vindo

Dinamarca prepara un ambicioso proyecto de isla artificial dedicada a la generación de energía renovable para el país, que además podría alimentar un nuevo centro de datos diseñado pensando en la sostenibilidad. De construirse, estas instalaciones servirían para sostener las operaciones en la isla y para dar servicios basados en datos a empresas y administraciones públicas.

Siguiendo con el concepto de sostenibilidad, Dinamarca ha proyectado la construcción de una isla artificial que se utilizará para generar energía renovable a través de un sistema de turbinas eólicas. Estará situada en el en el Mar del Norte, a unas 100 millas de la costa, y se espera que para el año 2030 comience funcionar con una capacidad generadora de unos 3 Gigavatios. Posteriormente, esperan incrementar la cifra hasta unos 100 GW, una vez que se complete el proyecto.

Con ello quieren incrementar la capacidad del país de generar energía no contaminante, pero no solo eso, sino que quieren apoyar a otras industrias que buscan reducir su impacto ambiental. En este sentido, la empresa Ramboll, responsable del proyecto del futuro parque eólico de VindØ, está evaluando la construcción de un centro de datos dentro de la isla artificial. Estas instalaciones servirían para apoyar las operaciones en la isla, pero también para proporcionar servicios basados en datos a las empresas y administraciones públicas del país.

Todo el proyecto estará a cargo de un consorcio formado por los fondos de pensiones más grandes de Dinamarca, PensionDanmark y PFA, y por la empresa de servicios públicos Andel, así como por las firmas Copenhagen Infrastructure Partners (CIP) y Nykredit. En el comunicado oficial de Ramboll, explican que “si bien uno de los principales impulsores del proyecto es la transmisión de energía verde a las costas danesas y europeas, el proyecto ofrece muchas otras posibilidades para el pensamiento innovador y la infraestructura de creación de valor, debido a su tamaño y magnitud”.

Aunque el núcleo del proyecto es construir unas instalaciones Power-to-X (PtX), en las que la energía eólica se convierte en productos como hidrógeno y amoniaco para su uso en el transporte y la industria, se está considerando seriamente incluir un centro de datos que pueda aprovecharse de la disponibilidad de energía barata y limpia. En este sentido, la compañía dice que “dada la demanda cada vez mayor de datos, colocar un centro de datos en la isla energética podría ayudar a asegurar un futuro más ecológico impulsado por los datos”.

Asegura que, aprovechando la disponibilidad y el bajo costo de la energía y la proximidad a algunos de los cables de datos más importantes de la región, este centro de datos podría ser muy beneficioso para la industria datacenter y para los propietarios de la isla, que podrían rentabilizar fácilmente la inversión. Asimismo, creen que se podría ir más allá, aprovechando el calor residual de las instalaciones para proporcionar calefacción a las casas, oficinas e instalaciones públicas que se construirán en la isla, para albergar a los trabajadores.

Jesper W. Thomsen, director de desarrollo comercial de Ramboll, comenta que “este es un proyecto histórico que dará a Dinamarca y Europa la oportunidad de convertirse en pioneros en la producción y el almacenamiento de energía verde. Habrá un gran beneficio para nuestra sociedad de este proyecto, y estamos encantados de participar y brindar nuestro apoyo al consorcio VindØ”.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecologías son las más adecuadas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar las páginas de nuestros colaboradores NetApp y Synology