Preparan un nuevo centro de datos espacial

  • Noticias y Actualidad

Space Integrated Computing Network

Dos compañías han unido sus fuerzas en un proyecto que tiene como objetivo construir un centro de datos espacial, que tienen previsto poner en órbita en 2025. Estas instalaciones estarán compuestas por una agrupación de satélites dedicados a la computación y el almacenamiento de datos, que trabajarán conjuntamente a través de un sistema de comunicaciones ópticas, y formarán parte de un ecosistema más amplio de TI espacial.

En la era digital los datos se generan allí donde hay tecnología, y el espacio no es una excepción, sobre todo con los avances que se están produciendo en la exploración espacial y en las redes de datos satelitales. Y, tal como sucede en la Tierra, hace falta contar con una infraestructura de centros de datos lo más cerca posible de la fuente y de los usuarios finales, lo que está motivando el desarrollo de centros de datos capaces de operar fuera de la atmósfera, para ofrecer servicios a las misiones espaciales y a las infraestructuras tecnológicas en órbita.

Un ejemplo es el proyecto que han desarrollado las empresas NTT y la japonesa SKY Perfect JSAT, que han unido sus fuerzas para desarrollar un centro de datos espacial. Su idea es utilizar una combinación de varios satélites que trabajarán conjuntamente para llevar a cabo tareas de computación y almacenamiento. Y el enlace entre estos satélites se realizará mediante un sistema de comunicaciones ópticas, empleando el sistema IOWN de NTT.

En su anuncio explican que la hoja de ruta del proyecto contempla la puesta en órbita del sistema en 2025, con previsiones de comenzar a funcionar en 2026. Y las capacidades de este centro de datos se destinarán en principio a recopilar datos generados por los satélites, como por ejemplo imágenes de observación de la tierra, para procesarlas localmente a más velocidad.

Esto permitirá optimizar los flujos de datos que se envían a la Tierra, ya que sólo se mandarán los verdaderamente válidos, ahorrando costes en la transferencia y optimizando el envío de los datos críticos. Y toda la infraestructura formará parrte de un ecosistema tecológico más amplio en el futuro, que integrará la infraestructura TI espacial con las redes y centros de datos en tierra, ofreciendo servicios a usuarios en órbita y en tránsito dentro de la atmósfera y en regiones remotas.

Este enfoque es similar al de otras empresas y organizaciones que están trabajando en proyectos similares, como HPE con el ordenador Spaceborne para la Estación Espacial Internacional. También destaca la construcción del satélite PhiSat-1 de la Agencia Espacial Europea, fruto de la colaboración entre Intel y Ubotica, que proporcionará capacidades de IA en el espacio, y el más recientemente conocido proyecto de la NASA para instalar un centro de datos en la Luna.

Estos son solo ejemplos de cómo la tecnología informática seguirá expandiéndose en el espacio, proporcionando capacidades de computación, almacenamiento de datos y comunicaciones avanzadas para dar servicios digitales a las misiones espaciales y para apoyar a las infraestructuras como las redes de datos espaciales o los satélites dedicados a la exploración espacial y al estudio de la tierra.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecologías son las más adecuadas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar las páginas de nuestros colaboradores NetApp y Synology