El Senado de EEUU evaluará una nueva ley para apoyar a la industria de chips

  • Noticias y Actualidad

Silicon Chips

La nueva administración de Estados Unidos quiere reforzar su industria de semiconductores para hacer frente a los retos del futuro y acabar con la escasez de chips. Por ello, el Senado ha aprobado mayoritariamente la evaluación de la futura legislación Endless Frontier Act, con la que pretenden fortalecer el liderazgo de EEUU en diferentes campos de la ciencia y la tecnología, entre ellos el de semiconductores.

Con un resultado de 86 votos a favor y solo 11 en contra, el Senado de Estados Unidos ha aprobado la evaluación de la denominada Endless Frontier Act, presentada el mes pasado. Esta propuesta tiene como objetivo desarrollar una futura ley para reforzar el liderazgo de Estados Unidos en diferentes ámbitos de la ciencia y la tecnología, entre ellos la investigación, el desarrollo y la fabricación de la industria de semiconductores, para lo que se quiere destinar una financiación de 100.000 millones de dólares.

Con ello quieren afianzar y mejorar la posición del país en una industria que está sufriendo mucho actualmente por problemas en la cadena de suministro, perjudicando a industrias clave como al tecnológica o la automovilística, entre otras. Esta decisión ha sido aplaudida por los representantes del sector en el país, entre ellos la Asociación de la Industria de Semiconductores (SIA), cuyo presidente, John Neuffer, ha mostrado su apoyo a esta nueva iniciativa legislativa.

En un reciente comunicado emitido por la SIA, sus representantes dicen que “la fortaleza económica, la seguridad nacional y la competitividad global de Estados Unidos dependen en gran medida de su capacidad para liderar el mundo en semiconductores y las muchas tecnologías que permiten. El voto bipartidista realmente impresionante de hoy muestra un compromiso impulsor en el Congreso para impulsar la competitividad de los EEUU al acercar un paso más la promulgación de la Endless Frontier Act”.

Añaden que “a medida que el proyecto de ley se traslada al Senado, instamos encarecidamente a los líderes del Congreso a incluir los fondos necesarios para la fabricación nacional de semiconductores y las disposiciones de investigación en la Ley CHIPS para Estados Unidos, legislación defendida por los senadores Cornyn, Warner, Schumer, Cotton, y un grupo bipartidista de otros líderes del Congreso. Hacerlo impulsaría la producción e innovación de chips en EEUU, y ayudaría a mantener la competitividad de Estados Unidos en los próximos años”.

Actualmente la participación de EEUU en la capacidad mundial de fabricación de chips ha disminuido a un 12%, cuando en 1990 el porcentaje era de un 37%. Estas cifras, recogidas en uno de los últimos informes de Boston Consulting Group, revelan cómo se ha ido desplazando la posición relativa del país en la industria mundial de semiconductores, en favor de otras potencias como Corea del Sur, Taiwán, China o Japón. Y gran parte se debe a que las condiciones de fabricación en Asia son más ventajosas, y las empresas de muchos países, incluidos Estados Unidos, han ubicado allí sus líneas de producción, donde también se encuentran muchos de sus proveedores.

Esta estrategia ha demostrado ser ventajosa durante mucho tiempo, pero ante crisis globales como la sufrida a causa de la pandemia se muestran grandes debilidades en la cadena de suministro, y la industria norteamericana o la europea quieren cambiar esta situación, realizando inversiones gubernamentales en el desarrollo de una mayor capacidad local. Aunque esto implica grandes cambios que tardarán en materializarse, los gobiernos comienzan a reaccionar. Eso sí, ahora se ven forzados por las condiciones actuales de escasez de chips en industrias estratégicas, y habrá que ver cómo evolucionan estos planes de estímulo a lo largo del tiempo.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecologías son las más adecuadas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar las páginas de nuestros colaboradores NetApp y Synology