Refrigeración por inmersión para los servidores del futuro

  • Noticias y Actualidad

servidor_almacenamiento_1

Los centros de datos se calientan cada vez más, a medida que las cargas de trabajo de nueva generación exigen más rendimiento de procesamiento a los servidores y plataformas de almacenamiento. Con los nuevos procesadores que llegarán a partir de 2021, la industria está planteándose estrategias diferentes para enfriar los equipos, y una de las más interesantes es la refrigeración por inmersión, una tecnología que no es nueva, pero que ha evolucionado mucho.

Las aplicaciones más exigentes en cuanto al consumo de datos, como la analítica en tiempo real de big data, la inteligencia artificial, las redes de dispositivos inteligentes y otras innovaciones que vienen de la mano de la digitalización de la sociedad y los negocios están elevando la temperatura de los centros de datos. Porque para satisfacer la incesante demanda de rendimiento los fabricantes de procesadores están elevando el TDP de sus chips y, con ello, el calor que desprenden a máximo rendimiento.

Como resultado, los fabricantes de equipos informáticos y los especialistas en centros de datos están buscando tecnologías de enfriamiento que sean capaces de bajar la temperatura de los servidores hasta niveles manejables. Los sistemas de enfriamiento por aire tradicionales se están quedando cortos y, aunque se pueden potenciar para crear “salas más frías”, esto eleva el consumo a niveles inaceptables en el caso de los centros de datos más activos.

Esto está dando alas a los innovadores que miran hacia otros sistemas, como la refrigeración líquida, que existe desde los inicios de la informática, pero que ahora ofrece otros enfoques y tecnologías muchos más eficientes. Una de las tecnologías que más atención está acaparando en los últimos tiempos es la refrigeración líquida por inmersión, que proporciona ciertas mejoras, pero que también tiene ciertos requisitos muy específicos de cara a la fabricación de equipos informáticos.

Antiguamente se planteaban problemas en las tecnologías de inmersión por la propia naturaleza de las placas base, chips y otros componentes electrónicos propios de los servidores. Pero ahora los fabricantes de equipos pueden usar técnicas de fabricación inmunes a la mayoría de líquidos, y concretamente a los fluidos dieléctricos que se usan en estas piscinas. Además, gracias al almacenamiento de estado sólido, se eliminan los componentes mecánicos que ponían dificultades a esta forma de enfriamiento.

Totos estos avances están confluyendo en un momento en el que llegan nuevos procesadores de Intel y AMD con TPUs aún más elevadas, que exigen un enfriamiento más eficaz. Debido a ello, se está registrando un interés cada vez mayor por la tecnología de enfriamiento por inmersión, y no solo para infraestructuras empresariales, sino que están surgiendo nuevos diseños para centros de datos Edge, algo que podría contribuir a elevar la capacidad de procesamiento perimetral. Por ejemplo, en el campo de los micro centros de datos Edge para ciudades inteligentes, redes de telecomunicaciones o despliegues industriales.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador Western Digital.