La memoria DDR5 no se generalizará hasta más allá de 2022

  • Noticias y Actualidad

placas_memorias_1

Aunque las especificaciones de la memoria DDR5 salieron a la luz hace alrededor de un año, y que ya existen productos basados en este estándar, su introducción en la industria no tendrá impacto hasta dentro de varios años. Según los expertos de la industria, la nueva generación de módulos DRAM comenzará a expandirse de forma visible a partir de 2022, aunque tardaría algo más en sustituir a DDR4 como principal memoria para equipos informáticos.

En septiembre de 2019, JDEC publicó las especificaciones de la nueva generación de memoria DRAM, el estándar DDR5. Esta tecnología duplicará las capacidades de los actuales módulos DDR4, que actualmente acaparan el 90% de toda la memoria RAM incluida en ordenadores personales, estaciones de trabajo y servidores. A pesar de las obvias ventajas de esta nueva tecnología, la industria va a tomarse su tiempo para ir adoptándola.

Según las estimaciones de los expertos de TrendFroce, la expansión masiva de DDR5 no llegará hasta, por lo menos, el año 2022. El motivo principal es que los principales fabricantes de procesadores, AMD e Intel, no integrarán soporte para esta memoria en sus nuevos chips hasta la generación que llegará a partir de 2022. Esto se debe a que el precio de los primeros módulos DDR5 será considerablemente más alto que los de DDR4, algo que podría encarecer los productos finales.

En esto tiene mucha influencia Intel, que actualmente acapara el 70% de todo el mercado de PC, y que apenas lanzará procesadores compatibles hasta, al menos, principios de 2022. Por su parte, AMD, que tiene otro 20% de cuota de mercado, prevé lanzar la primera generación de productos compatibles con DDR5, con arquitectura de 5 nanómetros, para 2022, como muy pronto. De cara a esas fechas, se espera que la integración de la nueva generación de DRAM comience con los productos de gama más alta en el mercado de servidores, donde Intel también domina la mayor parte de la industria, con un 90% del total.

Esto se debe a que el segmento de servidores se ve menos perjudicado por el incremento de precio de los componentes principales. Y, aunque los primeros chips de Intel y AMD entrarán en fase de pruebas a finales de 2021, su expansión no se producirá hasta algún momento de 2022, abriendo camino probablemente antes que los productos para el mercado de ordenadores. En el caso de AMD las fechas serán similares, con la producción en masa de la plataforma Genoa para 2022.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador Western Digital