Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Se confirma el descenso de ingresos del mercado DRAM el año pasado

  • Noticias y Actualidad

Descenso

Tras muchos meses de espera, se han confirmado las cifras preliminares del mercado de memoria DRAM durante el año pasado, que reflejan un descenso del 3% en los ingresos. Aunque no todos los fabricantes experimentaron las mismas pérdidas, la caída fue más o menos generalizada, y este año las perspectivas no son especialmente positivas, a causa de la pandemia.

En el último informe oficial publicado por los expertos de TrendForce se revela que el año pasado los ingresos totales del mercado de memoria DRAM descendieron un 3%. Esto fue consecuencia directa de la depreciación sufrida durante la prolongada situación de sobreoferta que afectó a la industria, y que sólo comenzó a mitigarse hacia finales de año. Estos números indican que las cotizaciones de la memoria DRAM cayeron más de un 50% el año pasado, provocando pérdidas a la inmensa mayoría de los proveedores de módulos DRAM.

El motivo de esta debacle fue que la industria no fue capaz de frenar la creciente sobreoferta por una competencia mal gestionada, en la que no se tuvo presente la estrategia de compra real de los clientes. Así, se inundó el mercado de productos para luchar en una guerra de precios sin futuro, lo que llenó los inventarios e hizo caer los precios en picado, desde los máximos históricos registrados en 2018.

Desde entonces, los clientes se esforzaron por reducir su inventario de memoria, un fator que también contribuyó de forma importante a la depreciación de un mercado en el que había muy poco movimiento. Estas tendencias negativas afectaron mucho a la mayoría de proveedores, aunque unos pocos se salvaron de la quema, logrando incrementar sus ingresos en mayor o menor medida.

Pero entre cinco principales proveedores de la industria, que acapararon el 90% de los ingresos globales, y entre ellos solo Kingston se salvó de esta tremenda caída, aumentando sus ingresos un 8% interanual. Esto contribuyó de forma decisiva a que la sangría de precios quedase en un descenso de “solo” el 3% en los ingresos totales de la industria. En el otro lado de la escala se encuentra el fabricante chino Ramaxel, que perdió casi un 40% de sus ingresos, y Smart Modular Technolgies, que registró una caída del 50%.

El resto de fabricantes taiwaneses, coreanos, chinos y estadounidenses, que representan casi la totalidad de fabricantes de módulos DRAM experimentaron caídas más o menos pronunciadas, que les hicieron comenzar 2020 con mucha cautela en sus estrategias de producción y comercialización. Después llegó la pandemia y los problemas en la cadena de suministro, y estas empresas todavía se muestran precavidas. Porque, aunque no se prevé que la situación de 2019 se repita este año, las cifras tampoco serán para tirar cohetes, y la recuperación del sector no se espera hasta, como poco, mediados de 2021.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas para las empresas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador HPE.