Estructura optimizada para dispositivos de grabación HAMR

  • Noticias y Actualidad

Disco duro 2 genérica

Investigadores japoneses han desarrollado una estructura mejorada para los sistemas de grabación magnética asistida por calor, que permite proteger mejor de las temperaturas a ciertos componentes. Lo han logrado mediante modernas técnicas de simulación, que les han permitido recrear las condiciones reales de funcionamiento de esta tecnología, un recurso cada vez más utilizado en la investigación.

El calor es el recurso fundamental que se usa en los discos duro HAMR para incrementar la precisión del haz de grabación magnética, lo que permite mayores densidades de grabación en el soporte. Pero, a su vez, las temperaturas elevadas pueden dañar componentes clave de estos dispositivos, como ocurre con sistemas como los transductores de campo cercano empleados en los propios cabezales de lectura y escritura.

Para proteger estos sistemas frente al exceso de calor, un equipo de investigadores del Instituto de Tecnología de Fukuoka, en Japón y de la empresa InnovaStella, han realizado una investigación profunda de las condiciones de operación de los discos duros que emplean la tecnología de Grabación Magnética Asistida por Calor (HAMR). Han recurrido a avanzadas técnicas de simulación informática para recrear con la máxima precisión posible el funcionamiento de esta tecnología, en la que se utiliza un transductor de campo cercano (NFT) para generar el haz de luz.

En muchas cargas de trabajo este se ve sometido a temperaturas excesivas, lo que reduce su rendimiento y su vida útil, por lo que se hace necesario mejorar este aspecto fundamental de la tecnología HAMR, que en los próximos años podría convertirse en el estándar más importante de la industria de discos duros. Estos investigadores han profundizado en el problema y han publicado sus conclusiones en este trabajo, donde proponen el uso de una nanoantena de metal unida a un resonador de anillo semiconductor.

Sus pruebas indican que con esta tecnología se puede lograr un haz de luz de unos 25 nanómetros, que permitiría la densidad de grabación de 1 Terabyte por pulgada cuadrada, que es aproximadamente la misma densidad de área de la tecnología HAMR actual. Y esto se logra empleando un sistema más resistente que los transductores de campo cercano empleados actualmente, que se ven seriamente afectados por el propio calor que generan. Además, su trabajo indica que se deben mejorar otros aspectos del diseño de los dispositivos, considerando ciertas características propias del soporte magnético en que se graban los datos, otro de los pilare de esta tecnología.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador Western Digital