Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Nuevo avance para alimentar los centros de datos con células de hidrógeno

  • Noticias y Actualidad

Mircosoft_Hidrogeno_Datacenter

En los últimos años se ha ido instalando una tendencia hacia la sostenibilidad en la industria de centros de datos, buscando formas de mejorar la eficiencia energética y desligarse de las fuentes de energía contaminantes. Ahora, la empresa Microsoft acaba de probar con éxito un sistema de células de combustible de hidrógeno, abriendo las puertas a un nuevo modelo de generación de energía limpia para propósitos como la alimentación de emergencia.

Tradicionalmente, los centros de datos han contado con sistemas de suministro eléctrico de emergencia basados en generadores de diésel y sistemas similares, que se activan cuando hay un corte del suministro. Estos sistemas auxiliares son fundamentales, pero se basan en combustibles fósiles, lo que choca con las estrategias de sostenibilidad que quiere adoptar la industria datacenter, que está tratando de adoptar masivamente fuentes de energía renovables y tecnologías más eficientes.

Aunque no hay muchas empresas que se hayan volcado en la investigación de nuevas formas de alimentación auxiliar, una de ellas tiene la fuerza suficiente como para alcanzar el éxito. Se trata de Microsoft, que hace escasos días anunció en su página de noticias que había completado con éxito su primera prueba de un sistema de generación de energía basado en células de combustible de hidrógeno.

Su experimento les ha permitido alimentar una fila entera de servidores de centros de datos durante 48 horas seguidas, lo que supone un importante hito en la industria, ya que permitiría prescindir de los caros generadores que se emplean en la inmensa mayoría de centros de datos. Y que, según los responsables de esta empresa, no funcionan durante el 99% de su vida útil, lo que supone un despilfarro que ha sido casi obligatorio hasta ahora.

La intención de estos innovadores es sustituir estos sistemas en sus instalaciones, aprovechando que los costos de las celdas de hidrógeno “verde” han caído a precios asequibles. Esta tecnología se ha desarrollado como parte del plan de descarbonización de la compañía para el año 2030, y sus creadores están explorando otros posibles usos para esta tecnología.

Lo más interesante de este proyecto, y que otras empresas del sector podrían replicar, es que el sistema se basa no solo en el consumo del hidrógeno, sino en la propia generación del gas a través de un sistema capaz de separar las moléculas de agua en oxígeno e hidrógeno. Esto les convertiría directamente en productores de una forma de energía “limpia” que podría alimentar vehículos de hidrógeno o generar electricidad para suministrarla a la red general.

Por el momento se trata de una prueba inicial, pero cabe esperar que Microsoft instale esta tecnología en sus centros de datos en la próxima década, lo que servirá como piloto para otras compañías interesadas en esta tecnología, que en un futuro podría convertirse en la norma en el sector. Al menos para las grandes empresas que quieren adoptar el concepto de sostenibilidad, algo que se está viendo en regiones clave como Europa, pero que también está encontrando su hueco en Norteamérica, cuyo sector energético ha estado siempre fuertemente ligado a los combustibles fósiles como el petróleo o el carbón.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas para las empresas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador HPE.