Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Los centros de datos consumen el 1% de toda la energía global

  • Noticias y Actualidad

HPE Centro de datos

El crecimiento de la industria de centros de datos está teniendo un impacto limitado en el consumo energético que generan las instalaciones en todo el mundo, cifrado actualmente en un 1% del total. Esto se debe a que los operadores están apostando cada vez más por las tecnologías y estrategias de mejora de la eficiencia energética, reduciendo proporcionalmente el consumo a pesar del crecimiento de las aplicaciones.

Durante los últimos años, diferentes voces han tratado de impulsar la opinión de que el consumo energético de los centros de datos estaba creciendo de forma desmedida, y que en la próxima década se volvería insostenible. Pero la realidad parece ser otra, como constatan las últimas investigaciones serias sobre el consumo energético en las instalaciones, en las que se pone de manifiesto el éxito de las estrategias de eficiencia energética en la industria.

En un reciente estudio publicado en la revista Science, que comentamos esta misma semana, se muestra que la potencia de computación se ha multiplicado por más de 5 entre 2010 y 2018, mientras que el consumo solo ha aumentado un 6%. Así, el consumo total de la industria en 2018 alcanzó el 1% del total de gasto energético global. Se trata de un porcentaje a tener en cuenta, pero la industria está haciendo grandes esfuerzos para que no aumente de forma drástica, a pesar del crecimiento del sector que prevén para las próximas décadas.

Y los más interesados en mejorar la eficiencia y la sostenibilidad son los gigantes de la nube y los grandes proveedores de la industria mundial de centros de datos, que representan el mayor consumo de la industria. Y precisamente son los que más apuestan por el desarrollo de tecnologías más eficientes, por ejemplo en el campo del enfriamiento y la alimentación.

Pero también los fabricantes de equipos están trabajando para mejorar la eficiencia energética en la industria, impulsando nuevos estándares de eficiencia y apostando cada vez más por tecnologías de bajo consumo. Ejemplos de ello se pueden ver en las nuevas propuestas de infraestructuras de los principales proveedores de TI para centros de datos, y en las principales firmas dedicadas a la construcción de centros de datos e infraestructuras auxiliares para las instalaciones.

El mismo tiempo, está aumentando la apuesta de la industria por las fuentes de energía renovable, especialmente en regiones donde por ahora es más fácil acceder a ellas, como en los países el Norte de Europa. Y también se han creado proyectos para la reutilización del excedente de recursos en las instalaciones, por ejemplo, para suministrar calefacción a las poblaciones cercanas, o a determinadas industrias.

Todos estos esfuerzos tienen como objetivo mejorar la eficiencia para reducir los sobrecostes y el impacto ambiental, pero esto no impedirá que la industria de centros de datos siga incrementando el gasto energético. Esto se debe a que cada vez hay más instalaciones, y más grandes, pero también a que está aumentando el uso de aplicaciones de alto consumo de recursos de computación, como la inteligencia artificial o el big data, y esta tendencia continuará en el futuro.