Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La falta de control y visibilidad frenan la adopción de la nube

  • Noticias y Actualidad

Cloud hombre manos nube

Aunque las ventajas de la nube son más que evidentes para la mayoría de organizaciones, hay varios factores que están frenando el siguiente nivel de adopción de estas tecnologías. Según los expertos, cuestiones como la falta de visibilidad y de control sobre datos y aplicaciones críticas está reteniendo a las empresas, incluso a las que llevan años consumiendo servicios cloud para el resto de sus operaciones.

En los inicios de la nube, las organizaciones comenzaron a recurrir a los proveedores cloud para cosas como el almacenamiento secundario y ciertas aplicaciones, logrando más agilidad y ayudando a sentar las bases de la transformación digital. Esto ayudó a crear los imperios tecnológicos de Amazon Web Services, Salesforce, Google Cloud Platform y Microsoft Azure, entre otros proveedores, que ahora están viendo un crecimiento sin precedentes, impulsado por la pandemia.

Pero los clientes de la nube, incluso los más tradicionales, no confían en ellos para migrar las cargas de trabajo y los datos más críticos, y este es un aspecto en el que los proveedores deben esforzarse más. Como señalan en un reciente artículo publicado por Uptime Institute, una de las instituciones más importantes vinculadas al sector de los centros de datos, la desconfianza de las organizaciones no ha descendido, a pesar de esta crisis.

Según los expertos, los proveedores no ofrecen verdaderas garantías a los clientes en cuanto a la visibilidad y el control de los datos y las aplicaciones, algo que las empresas no se pueden permitir. Sobre todo, porque el cumplimiento con las leyes de protección de datos se ha complicado mucho en los últimos años, y en el futuro será vital poder ejercer un control absoluto de la información y los servicios en la nube.

Las empresas que recurren a la nube exigen una estructura basada en diferentes niveles de servicio, según el tipo de aplicaciones y datos que se trasladan a la nube, pero este modelo lleva a tener poca visibilidad de información que potencialmente podría pertenecer a otro nivel, y gestionar esto se está convirtiendo en un problema que puede tener consecuencias comerciales y legales. Por ello, los clientes están demandando cambios en el modelo de servicios que ofrecen los proveedores, antes de delegar en ellos las cargas de trabajo y los datos críticos, y los proveedores de la nube se enfrentan a grandes retos.

Como señalan los expertos del Uptime Institute, durante la pandemia muchas aplicaciones (como la videoconferencia) se han vuelto más críticas que antes, por lo que el nivel de servicio asociado a este tipo de aplicaciones debe ser superior, para garantizar la continuidad del negocio. Porque los niveles de resiliencia asociados a las categorías inferiores ya resultan inadecuados. Y no se trata de que esto no se pueda hacer, sino de que las garantías no están claras y los costes se elevan más allá de lo que muchas empresas pueden soportar.

Pero los operadores están dejando pasar el tiempo y no están adaptando su oferta a los cambios que se están sucediendo actualmente a causa de la crisis de la pandemia. Esto eleva el nivel de insatisfacción de los clientes, que ya era bastante elevado antes de la crisis, como reveló el último estudio realizado por el Uptime Institute en 2019. Y en la edición de 2020, recientemente publicada, los entrevistados destacan que la falta de visibilidad y control preocupan cada vez más a las empresas, y están frenando el siguiente paso de migración a la nube.

Las cifras de esta investigación indican que más del 70% de las empresas no ha subido aplicaciones ni datos críticos a la nube, y un 21% señaló hacia esta falta de visibilidad y de responsabilidad de los operadores sobre la resiliencia necesaria para este tipo de datos. Además, uno de cada seis entrevistados de los que sí han subido este tipo de cagas de trabajo a la nube afirman que no disfrutan de la visibilidad que necesitan.

Esto es un problema especialmente grave en regiones como Europa y ciertos Estados de Estados Unidos, donde las estrictas regulaciones sobre privacidad de datos imponen unas reglas de juego muy diferentes, que obligan a las empresas a tener mucho más control de la información que generan, reciben y almacenan. Por ello, según el Uptime Institute, menos del 10% de las cargas de trabajo de misión crítica se están ejecutando en la nube pública, una cifra que está creciendo mucho más lentamente que la adopción de la nube en otras áreas.

Por ello, los expertos afirman que los proveedores que quieran capturar este mercado deben modificar su enfoque y centrarse más en las necesidades actuales y futuras de sus clientes. Y esto puede pasar por un cambio de estrategia y de modelo de negocio de la nube, ya que el enfoque original de la nube pública ya no es apto para el futuro de la sociedad y los negocios digitales.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas para las empresas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador HPE.