Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La nube pública muestra sus deficiencias por el aumento de la demanda

  • Noticias y Actualidad

Cloud hombre manos nube

Desde que se ha manifestado la pandemia y los gobiernos han impuesto medidas de seguridad, el teletrabajo y el confinamiento de las personas ha llevado a un incremento sin precedentes de los servicios en la nube. Aunque les cuesta reconocerlo, muchos proveedores cloud están teniendo problemas para satisfacer esta demanda creciente, ya que sus centros de datos están muy saturados, especialmente en las horas punta.

La nube pública se ha convertido en el soporte fundamental para muchos de los servicios digitales de nuestro día a día, tanto para las personas como para los gobiernos y las empresas, que recurren a los proveedores de la nube para el almacenamiento de datos, las aplicaciones empresariales y las de uso personal. Y todos estos servicios se apoyan en la capacidad de los centros de datos que tiene los proveedores de la nube y en las infraestructuras que alquilan a terceros para dar servicio a sus clientes allí donde ellos no tienen la huella TI necesaria.

Con la llegada del coronavirus la demanda de servicios en la nube ha aumentado enormemente, ya que las personas recurren a servicios online para ocupar su tiempo durante el confinamiento, y porque las empresas están desplegando una capacidad de teletrabajo nunca antes vista. Toda esta demanda está poniendo a prueba la capacidad de las redes de datos, pero también la de los propios proveedores de la nube pública, que están teniendo dificultades para mantener la calidad de los servicios en los momentos de más tráfico en Internet.

Esta situación está poniendo a prueba la resistencia de la economía y de la propia sociedad en países como España, pero también está poniendo en jaque a los responsables de proporcionar el soporte a los ecosistemas digitales que usamos. Según se ha podido constatar rientemente, los proveedores de la nube pública más importantes no se están librando de los problemas, sobre todo porque ellos son generalmente los responsables de sostener los servicios digitales más usados.

Algunos ejemplos de los servicios que más están poniendo a prueba los centros de datos de la nube son los portales de difusión de vídeo, las aplicaciones de mensajería, VoIP y videoconferencia, las de trabajo colaborativo y los juegos online. Estos servicios ponen a prueba la capacidad de procesamiento y de comunicaciones de los centros de datos de la nube, pero también se está dando una rápida saturación de su capacidad de almacenamiento, lo que suma más gravedad al problema.

Como se ha podido comprobar en los últimos meses, desde que la pandemia se extendió a regiones como Norteamérica y Europa, las grandes firmas como AWS, Google Cloud Platform o Microsoft Azure han experimentado un aumento de las interrupciones y una merma en la calidad de sus servicios. Hasta el punto de que los propios proveedores se han visto obligados a recortar la calidad de ciertos servicios, dada la dificultad para proporcionar acceso a los datos a tantos usuarios a la vez.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas para las empresas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador HPE.