Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La industria americana de semiconductores no apoya el bloqueo de talento externo

  • Noticias y Actualidad

viaje negocios

En su último comunicado oficial, los representantes de la industria norteamericana de semiconductores se han posicionado en contra de la última medida adoptada por la administración Trump para bloquear la llegada de trabajadores extranjeros. Según su apreciación, la industria estadounidense es líder gracias en gran medida a la contribución del talento extranjero, y bloquearlo afectará negativamente al sector en un momento clave.

La Asociación de la Industria de Semiconductores (SIA), que representan al 95% de las empresas del sector en Estados Unidos, se ha declarado contraria a la última medida de inmigración adoptada por el gobierno de Donald Trump. Con ella, la administración pretende bloquear la entrada de trabajadores extranjeros en el país, algo que en opinión de la ISA puede ser muy perjudicial para su industria. Esto se fundamenta en que el liderazgo de Estados Unidos en la investigación, el diseño y la fabricación de semiconductores de última generación tiene mucho que ver con las aportaciones del talento extranjero, y este se vería retenido por las medidas del gobierno.

En una carta emitida el pasado día 22 por la SIA, su presidente, John Neuffer, afirma que “Estados Unidos está en su mejor momento competitivo cuando permitimos que las mentes superiores de todo el mundo ayuden a estimular el crecimiento económico, la creación de empleo y la innovación de los Estados Unidos”. Según sus palabras, su país es líder en las tecnologías de semiconductores de vanguardia gracias en parte a las aportaciones extranjeras y, de hecho, varias de sus principales compañías han sido fundadas y dirigidas por inmigrantes.

Continúa señalando que “dada la agitación económica sin precedentes causada por la crisis de salud de COVID-19, es especialmente importante ahora dar la bienvenida a los principales innovadores y creadores de empleo del mundo, no enviarlos a casa”. Además, expresa su preocupación por la dirección que están tomando las políticas del país en este sentido, y se ofrece para colaborar con la Administración “para garantizar que la respuesta de Estados Unidos a la pandemia de COVID-19 sea un esfuerzo de colaboración, que agradezca las contribuciones de las mentes científicas líderes, sin importar dónde hayan nacido”.

Esta proclamación expresa el sentir de los principales líderes de la industria norteamericana quienes, por un lado, apoyan algunas políticas con las que el gobierno quiere reforzar la industria norteamericana e independizarse de China. Pero, por otro, no quieren prescindir de las aportaciones de talento foráneo, tan importantes para muchos campos de la tecnología. Es bien sabido que Estados Unidos ha logrado su supremacía en muchas industrias gracias a su esfuerzo por capturar y retener los mejores talentos formados en otros países, y bloquear esta capacidad podría tener consecuencias negativas para industrias como las de fabricación de chips de memoria y procesadores, que está evolucionando rápidamente para satisfacer el crecimiento y la rápida evolución de la industria informática.