Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Las baterías de iones de litio tratan de irrumpir en la industria de centros de datos

  • Noticias y Actualidad

centro de datos_datacenter

A pesar de que existen desde hace bastante tiempo, las baterías de iones de litio no se han utilizado en los centros de datos hasta hace poco, y en muy pocos casos de uso. El estándar de la industria es usar baterías de plomo-ácido, que están absolutamente probadas, pero está surgiendo una nueva tendencia que podría impulsar la adopción de la tecnología de iones de litio.

Tradicionalmente, la industria de centros de datos ha recurrido a sistemas de alimentación ininterrumpida (UPS) con baterías de plomo-ácido, que están muy probadas en todo tipo de situaciones y son absolutamente fiables. Esta es la característica fundamental para un sector que se ha convertido en crítico, en el que se debe garantizar la máxima disponibilidad de los sistemas a todos los niveles.

Este tipo de baterías emplean componentes altamente contaminantes y tienen unos ciclos de carga y descarga limitados, lo que hace que los operadores de centros de datos tengan que sustituir las baterías con relativa frecuencia. En los últimos años los fabricantes de baterías con tecnologías más avanzadas, como la de iones de litio, han intentado entrar en la industria, pero la mayor parte de los constructores y operadores de centros de datos les han rechazado, apostando por tecnologías más probadas.

Pero las baterías de iones de litio no son cosa exclusiva de dispositivos de tamaño reducido, sino que están surgiendo fabricantes de sistemas pensados para grandes instalaciones. Originalmente estaban enfocando sus productos en otras industrias, pero ahora ya ofrecen soluciones diseñadas especialmente para los centros de datos, que están convenciendo a clientes importantes como los hiperescaladores.

Los motivos para confiar en las baterías de iones de litio son que tienen un precio menor y que admiten muchos más ciclos de carga y descarga que las de plomo-ácido, lo que redunda en un menor coste general para los sistemas de alimentación ininterrumpida de los centros de datos. La mayoría de fabricantes de este tipo de tecnologías se han centrado en proporcionar medios de alimentación a dispositivos o a vehículos eléctricos, pero ahora están surgiendo nuevos proveedores que están enfocados especialmente en los centros de datos, como es el caso de la compañía Natron, afincada en Silicon Valley, entre otras firmas similares.

Hasta ahora, las baterías de iones de litio para centros de datos han captado la atención de los grandes hiperescaladores y de ciertos proveedores de colocación, pero se está gestando un cambio importante para la industria, con la llegada de la computación perimetral. Los centros de datos Edge de tamaño medio y pequeño, y los conocidos como micro centros de datos, requieren sistemas UIPS de tamaño compacto y de alto rendimiento, características que pueden satisfacerse gracias a las baterías de iones de litio.

Además, esta tecnología permite factores de forma muy diversos y resulta perfecta para las micro instalaciones que requieren los despliegues de redes 5G y de Internet of Things aplicado a la industria manufacturera, la logística o el comercio minorista. Por ello, en los próximos años se prevé un crecimiento importante del mercado de baterías de iones de litio destinadas al mercado de centros de datos de nueva generación.