Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Los centros de datos avanzan hacia la administración inteligente de energía

  • Noticias y Actualidad

SAIs

El sector Datacenter está introduciendo nuevas tecnologías de ahorro energético para reducir costes, y el siguiente paso es la administración inteligente de energía. Pero las empresas todavía deben definir con claridad la estrategia que quieren seguir para la implementación y la configuración de los nuevos sistemas Smart Energy.

Las ventajas de la administración inteligente de energía en los centros de datos son potencialmente enormes, pero su implementación plante a ciertas dificultades. Los operadores de estas instalaciones deben coordinar los numerosos sistemas que intervienen en el suministro energético del centro de datos, buscando la mejor forma de equilibrar los costes de la inversión inicial con los objetivos de ahorro de costes y mantenimiento, para lo que es preciso desarrollar un caso de negocios bien definido.

Lo que sí está claro es que las tecnologías incluidas en el concepto Smart Energy proporcionan numerosas ventajas en términos de ahorro energético y optimización del consumo. Estas abarcan sistemas de alimentación ininterrumpida que operan bajo modelos de “Energía como servicio”, sistemas de energía definidos por software y sistemas redundantes adaptables que permiten a los operadores del centro de datos ajustar el nivel de redundancia de forma dinámica, según sus necesidades comerciales.

Y todos estos sistemas operan a través de un software de control que funciona en una capa superior a la conmutación y los controles de potencia del centro de datos. Esto es lo que permite ajustar en tiempo real (o casi real) la demanda y la disponibilidad de energía, en función de las políticas establecidas. Según la infraestructura y los sistemas existentes, esta potencia se debe controlar por disponibilidad, flujo direccional, demanda, frecuencia o voltaje.

Pero los criterios que rigen estas políticas no están todavía bien definidos y, según los expertos del Uptime Institute, las organizaciones están encontrando dificultades para determinar si las políticas que deben gobernar sus sistemas Smart Energy deben basarse en factores financieros, en la disponibilidad, la redundancia o la seguridad. Y los datos que ayudan a tomar las decisiones que determinan el funcionamiento del suministro inteligente pueden provenir de modelos de precios, demanda de TI, estados de los equipos, niveles de batería o de los sistemas de mantenimiento, lo que añade mucha complejidad.

Según las últimas investigaciones del Uptime Institute, los criterios que se siguen en los centros de datos que cuentan con administración inteligente de la energía son diferentes en cada empresa, y afirman que el caso de negocios es por ahora muy confuso. Esto plantea dificultades para los proveedores de Smart Energy, que tienen problemas para definir modelos de servicio más universales. Pero los beneficios que aportan estas tecnologías están poco a poco definiendo un conjunto de modalidades de servicio más generales, que en los próximos años se establecerán con más fuerza en el mercado de los centros de datos, y que facilitarán las cosas tanto a los proveedores como a los clientes.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas para las empresas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador HPE.