Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Barreras para la adopción de baterías de iones de litio en los centros de datos

  • Noticias y Actualidad

Centro de datos

A pesar de que las baterías de iones de litio llevan muchos años alimentando todo tipo de dispositivos, en el sector de los centros de datos todavía no ha implementado esta tecnología en sus sistemas de energía. Los expertos de la industria llevan tiempo analizando los pros y los contras del posible cambio a esta tecnología, e identifican ciertas barreras que todavía podrían retrasar su adopción.

Los sistemas de alimentación ininterrumpida (UPS) que se emplean en los centros de datos utilizan baterías para garantizar que si se produce un corte en el suministro externo de energía las instalaciones seguirán teniendo electricidad para que los equipos funcionen correctamente. Pero esta industria todavía emplea las tradicionales baterías de plomo-ácido, ya sean ventiladas (VLA) o reguladas mediante válvulas (VRLA), y todavía no han adoptado ninguna de las tecnologías que se desarrollaron posteriormente, como las de iones de litio.

Mientras tanto, muchas otras industrias sí han cambiado a esta tecnología, o a la desarrollada posteriormente, basada en polímeros de litio. Por ejemplo, la de ordenadores portátiles, dispositivos móviles, aeronaves pilotadas de forma remota y toda clase de dispositivos electrónicos de consumo y de segmentos profesionales. Pero en lo que se refiere a los centros de datos, los proveedores afirman que deben seguir apoyándose en las tecnologías que han sido absolutamente probadas, ya que no pueden arriesgarse a la interrupción en el flujo de datos en aplicaciones tan críticas.

Desde el Uptime Institute, especialistas en centros de datos, señalan que en realidad las baterías de los sistemas UPS de los centros de datos no realizan un trabajo prolongado, sino que se encargan de mantener la corriente necesaria durante 15 minutos, en el peor de los casos, prestaciones que las baterías de plomo-ácido pueden cubrir de sobra, con total fiabilidad. Por tanto, las mejoras teóricas que proporcionan las tecnologías de iones de litio no son vitales para la industria datacenter, por lo que la industria no ve necesidad de cambiar, por ahora.

De igual forma, los ciclos de carga y descarga de las baterías empleadas actualmente en los UPS no generan estrés al sistema, y no inciden demasiado en la vida útil de las baterías de plomo-ácido. Por tanto, la mayor vida útil teórica de las baterías de iones de litio tampoco aporta un gran valor añadido. Y, según informan los expertos, por ahora no existen datos empíricos fiables de la comparación del desempeño de las baterías de iones de litio en el contexto de los centros de datos.

Aun así, sí existen motivos para que la industria acabe adoptando las baterías de iones de litio, ya que más tarde o más temprano será importante contar con una mejor entrega de potencia, una mayor vida útil, una fiabilidad mayor y la posibilidad de fabricarlas con factores de forma específicos. Sobre todo, en los nuevos entornos de computación perimetral, muchos de ellos basados en microcentros de datos instalados en ubicaciones remotas, donde los problemas de suministro eléctrico pueden ser más frecuentes o más prolongados. Eso sí, los expertos afirman que es preciso hacer más pruebas de esta tecnología para garantizar los niveles de fiabilidad que exige la industria.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas para las empresas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador HPE.