Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La industria de memoria sufre por la pandemia

  • Noticias y Actualidad

Descenso

Con las medidas de contención que se está aplicando en las principales economías mundiales la industria de memoria se enfrenta a nuevos problemas de cara a los próximos meses. Los expertos se encuentran en pleno debate sobre el tema, pero prevén que las consecuencias que tendrá esta paralización de la economía en su sector serán peores de lo previsto.

En las últimas semanas el brote vírico originado en China se ha convertido en una pandemia, y su expansión por regiones como Europa, Norteamérica y Medio Oriente, donde está teniendo un impacto mayor del esperado en el funcionamiento de los países afectados y en la economía de ciertas industrias. Una de ellas es la de memoria, que está revisando a la baja sus expectativas de cara a los próximos trimestres, anticipando un retroceso que no se podía prever a finales del año pasado, cuando las expectativas eran de recuperación, tras un año complicado.

Ahora, los expertos pronostican que el rápido avance de la pandemia va a complicar sobremanera la capacidad de compra de los consumidores. Al mismo tiempo, las empresas van a posponer buena parte de sus inversiones en tecnología a la luz de los riesgos y las dificultades que se están presentando en la cadena de suministro global. Como resultado, los proveedores de chips y dispositivos de almacenamiento van a experimentar una contracción importante de las ventas a corto plazo.

Esto impactará directamente en los precios y los expertos de la industria, entre ellos los de la firma especializada TrendForce, afirman que los ASP de productos DRAM y NAND Flash van a seguir aumentando en el primer y segundo trimestre de 2020. Ante esta situación, los proveedores de componentes de memoria van a agotar gran parte de su inventario, y tratarán de reponerlo lo antes posible. Pero de cara al tercer trimestre del año se presentarán nuevos problemas para el sector.

Según TrendForce, será entonces cuando los problemas actuales muestran su verdadera cara, ya que la lenta demanda de los consumidores en esos meses dificultará que los fabricantes de dispositivos repongan el inventario. Incluso anticipan que una demanda tan escasa por parte de los clientes finales que los precios podrían volver a bajar. En cualquier caso, las principales dificultades que los expertos de TrendForce perciben por el coronavirus son que los consumidores y las empresas están siendo muy conservadores con el gasto, y esta tendencia podría incluso agravarse, y que los gastos de logística y recursos humanos también aumentan, lo que podría ocasionar un crecimiento “irreal” de los precios, que no beneficiaría a ninguna de las partes.

Actualmente, los mayores problemas que enfrenta la industria de memoria DRAM y NAND Flash se relacionan directamente con los mercados de ordenadores portátiles, servidores y smartphones, y se prevé que el mayor impacto provendrá de esta última categoría de productos electrónicos. Aunque se espera que el mercado de servidores y, en menor medida, el de portátiles, mantenga un cierto volumen a causa del crecimiento del teletrabajo, las ventas de memoria se resentirán en los próximos meses.