Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La demanda de memoria en el mercado masivo se debilita

  • Noticias y Actualidad

Kingston SSD

En lo que va de año, los proveedores de memoria han registrado un descenso en la demanda de chips de memoria destinados a las aplicaciones más comunes, como los smartphones y los discos SSD. Debido a ello están cada vez más preocupados por las perspectivas de cara al segundo trimestre del año, aunque prevén que los clientes de servidores y centros de datos podrían ayudarles a mantener las ventas en positivo este año.

Hasta hace poco, las previsiones de ventas para el mercado de smartphones, ordenadores personales y otros dispositivos de consumo equipados con unidades de memoria flash eran bastante positivas. Por ello, los proveedores de chips se sentían optimistas de cara a 2020, un sentimiento que está cambiando a la luz del comportamiento que están viendo en el mercado. Según las últimas informaciones facilitadas por algunos proveedores de la industria, la demanda de almacenamiento de estado sólido está siendo más débil de lo esperado en mercados masivos como el de smartphones y discos SSD, lo que está afectándoles en los primeros meses del año.

Como resultado, las ventas de chips en el primer trimestre podrían terminar siendo más bajas de lo esperado, y los proveedores están cada vez más preocupados por cómo se desarrollarán las cosas en el segundo trimestre de 2020. A pesar de estas dificultades, esperan que en 2020 en general las cifras sean positivas, ya que confían en que ciertos segmentos de gran peso puedan compensar la posible reducción de ventas para productos del gran consumo.

Prevén que la demanda de chips de almacenamiento para aplicaciones de servidores empresariales y centros de datos se mantendrá a lo largo del año, lo que permitirá que las cifras generales del mercado sean positivas. Eso sí, afirman que durante el segundo trimestre se notará con más intensidad los efectos derivados de la escasa producción en China por la falta de trabajadores en las fábricas, lo que obligará a posponer los pedidos para más adelante.

Como ejemplo, las últimas investigaciones sobre los mercados tecnológicos, como un reciente informe de Canalys, pronostican que la producción de ordenadores personales no logrará restablecerse hasta el mes de abril. Afirman que el reto será mantener los envíos de estos productos, equipados con memoria de estado sólido, durante los dos primeros trimestres del año. Pronostican que estos envíos caerán un 10% y un 9% en los dos primeros trimestres, y no comenzarán a recuperarse hasta el tercer trimestre, finalizando el año con un descenso del 3,4% interanual.

Mientras tanto, otros analistas prevén que los envíos de smartphones serán más bajos de lo previsto, lo que tendrá un efecto importante en la venta de los chips de memoria integrados en la placa base de los terminales móviles. Mientras tanto, se prevé que la actualización de equipos en los centros de datos y el fuerte crecimiento de la nube impulsen las ventas de componentes de memoria de estado sólido para servidores.