La industria de centros de datos quiere aprovechar el auge digital en África

  • Noticias y Actualidad

Centro de datos BigTec

A medida que las principales economías de África avanzan en la transformación digital se hace necesario ampliar la infraestructura de interconexión y centros de datos en la región. Esto está llevando a los principales actores de la industria a posicionarse con fuerza en ciertos puntos estratégicos, construyendo nuevas instalaciones para captar clientes ante que la competencia.

Los movimientos de los gigantes de la nube en ciertos puntos África son un ejemplo que ilustra perfectamente el camino que están tomando los mercados digitales en el continente. El aumento de población y la modernización del tejido económico en algunos países del África Subsahariana requieren nuevas infraestructuras tecnológicas y una mayor conectividad global. Por ello, los gobiernos están apoyando proyectos de construcción de nuevas vías de enlace con los nodos de interconexión global en Europa, Asia y las Américas.

En estos proyectos participan los principales gigantes de la nube, que además están comenzando a mostrar interés en ciertos mercados africanos, construyendo sus propias instalaciones en algunos países y arrendando capacidad en otros, con el fin de ar servicios a organizaciones públicas y privadas. Esto, a su vez, ofrece nuevas oportunidades a la industria de centros de datos, que mediante las diferentes fórmulas existentes de alquiler de equipos y espacio en las instalaciones pueden ayudar a expandir la capacidad de los proveedores de servicios tecnológicos.

Y algunas de estas empresas están dándose cuenta del potencial de ciertos mercados africanos, apostando por invertir en nuevos centros de datos en países como Sudáfrica y Nigeria, entre otros, donde se prevé que se focalizarán los principales esfuerzos de digitalización en el continente. Aunque se enfrentan a un mercado donde predomina la desregulación de las telecomunicaciones y de otras cuestiones muy controladas en los mercados principales, como es el suministro eléctrico, el impacto ambiental o la cadena de suministro enfocada al mantenimiento de los centros de datos.

Esto no está desanimando a las compañías del sector datacenter, ni a los grandes inversores de capital de la industria, que están comenzando a posicionarse para no perder la oportunidad de capitalizar las oportunidades de negocio que brindarán los gobiernos, las empresas y los proveedores de servicios e la nube. Los expertos señalan que pocas de las 80 ciudades con más de un millón de habitantes tienen centros de datos propios, independientes de los operadores de telecomunicaciones, y no son capaces de satisfacer las necesidades de una población que crece tan rápido, aunque se espera que esta situación cambie a lo largo de la próxima década.