Se paraliza el proyecto de cable submarino que conectaría Estados Unidos y China

  • Noticias y Actualidad

Cable PLCN

Sus principales impulsores, Google y Facebook, habrían decidido abandonar este proyecto por los posibles riesgos de seguridad que supondría este nuevo enlace directo entre Estados Unidos y China. Así, la red PLCN ya no llegaría a enlazar Los Ángeles con China y Hong Kong, como estaba previsto, y se limitaría a conectar Norteamérica con Filipinas y Taiwán.

En un reciente artículo publicado en el medio TechCrunch se hacen eco de la información dada a conocer por los impulsores del proyecto Pacific Light Cable Network (PLCN), que han decidido cancelar su última y más importante etapa, la que enlazaría Estados Unidos con China y Hong Kong. La idea original era construir una red de cable submarino a través del Océano Pacífico, que permitiría mejorar las comunicaciones entre Estados Unidos y diferentes países de la región de Asia Pacífico.

Pero la semana pasada, al parecer, Google y Facebook presentaron una solicitud a la FCC estadounidense, la entidad reguladora competente, el permiso para un sistema mucho más reducido, que solo contemplaría la interconexión de sus infraestructuras de centros de datos con otros países de APAC como Filipinas y Taiwán. Así, renunciarían a alcanzar sus objetivos iniciales de contar con una infraestructura moderna para enlazar directamente con China y Hong Kong, dos mercados clave.

Según el informe de TechCrunch, los motivos son las dudas sobre la seguridad de la infraestructura en sí, que debía ser construida por la empresa TESubCom. Según las condiciones originales del proyecto cuatro de los pares de fibra que tendría el cable quedarían en manos de la firma PLDC, que ahora se encuentra bajo un control más directo de las autoridades chinas. En un principio, la firma estaba dirigida por un gran empresario de Hong Kong, pero en 2017 vendió la mayor parte de su participación a Dr. Peng Telecom & Media Group, un importante operador de telecomunicaciones de China, lo que hizo saltar las alarmas en Estados Unidos.

Como resultado, el año pasado los Estados Unidos comenzaron a presionar para que el proyecto fuese cancelado. Las alegaciones se basaban en que Dr. Peng ya ha colaborado en otros proyectos del gobierno chino, incluyendo la red de videovigilancia de Beijing, y además trabaja en colaboración con Huawei, una compañía china que lleva mucho tiempo en la lista negra de Estados Unidos. Esto está causando problemas de mayor o menor envergadura a las empresas estadounidenses implicadas en este proyecto, especialmente a Google, que no cuenta actualmente con muchas alternativas para sustituir la capacidad de interconexión global que le iba a proporcionar este cable en la región. Por su parte, Facebook sí tiene otras opciones, con proyectos como HKA.

Como consecuencia de este cambio de rumbo, el trazado original del proyecto PLCN va a ser modificado y solo permitirá la conexión de Google con Taiwán y de Facebook con Filipinas, dejando al margen cualquier aspiración de llegar a China o Hong Kong. A priori, esto sí sería permitido por las autoridades estadounidenses, debido a que estas dos líneas no contarían con fibras pertenecientes a PLDC, por lo que no presentarían los riesgos de seguridad que han impedido seguir con el plan original.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas para las empresas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador HPE.